Bienvenida   >  Vitaminas  >  ¿Tenemos todos carencia de...
29-04-2019

¿Tenemos todos carencia de vitamina B12? Las razones de una penuria masiva y sus consecuencias

vitamina B12 ¿Está usted a menudo cansado(a)? ¿Tiene la impresión de que le falta energía y de estar fácilmente irritable aunque usted equilibra correctamente su alimentación? Es muy posible que usted forme parte de esta parte creciente de la población que tiene carencia de vitamina B121. Y las causas de esta carencia generalizada no incitan al optimismo: de aquí a 30 años, una persona de cada dos podría verse afectada, con consecuencias para la salud tan aterradoras como imprevisibles.
Información sobre las 3 causas más importantes de esta inquietante epidemia.

Los aportes de vitamina B12 ya no son los mismos que antes

Contrariamente a muchas otras vitaminas, la vitamina B12 no está disponible más que en muy pocos alimentos, esencialmente productos de origen animal como la carne, el pescado, los productos lácteos o los huevos. Durante mucho tiempo se ha creído que algunas verduras o setas contenían vitamina B12 pero hoy en día se sabe que se trata de sustancias análogas cuya biodisponibilidad es inexistente y que pueden incluso ralentizar la asimilación de la auténtica vitamina 2.
Pero esta rareza se explica perfectamente en la naturaleza.
Todos los animales producen vitamina B12 por medio de bacterias presentes en sus intestinos y el ser humano no es una excepción. Desafortunadamente, para la mayoría de ellos, esta producción se hace tardíamente en el tracto intestinal, más abajo de la zona de asimilación situada en la parte baja del intestino delgado, aunque las vitaminas no son utilizables y son evacuadas con los excrementos.

Por tanto los animales han elaborado varias técnicas para asimilar estos preciosos micronutrientes:
  • Albergar las bacterias que los producen más arriba de la zona de asimilación, en un estómago adaptado, como lo hacen por ejemplo los rumiantes.
  • Ingerir sus propios excrementos o los de otros, como lo hacen los pequeños mamíferos insectívoros y numerosos roedores (por ejemplo las marmotas, los castores, las liebres y los conejos).
  • Comer a otros animales, especialmente las partes que contienen mucha vitamina B12 como los menudillos (el hígado, los intestinos) o algunos de sus productos (como los huevos).
  • Ingerir regularmente pequeñas cantidades de tierra, especialmente humus, que puede contener trazas de vitamina B12.
¿Y dónde se encuentra el ser humano en todo esto? El ser humano es un animal capaz de adaptarse a situaciones muy variables en el ámbito alimenticio. Se ha adaptado a un consumo ocasional de carne, es decir a aportes masivos y episódicos de vitamina B12, pero también a aportes menores y continuos, mediante su consumo de frutas y verduras. La tierra que se encuentra en la superficie de la piel de las verduras crudas, como por ejemplo la de las zanahorias recién arrancadas de raíz, contenía antiguamente vitamina B12 biodisponible.
Así pues, el ser humano ha elaborado un sistema que le permite asimilar pequeñas dosis de vitamina B12, manteniendo a la vez la posibilidad de almacenarla para beneficiarse de las afluencias masivas y anticipar periodos eventuales de hambruna. Problema: dicho sistema no corresponde ya verdaderamente al entorno en el que éste evoluciona hoy en día. Es cierto que sigue consumiendo carne, por otra parte probablemente en cantidades muy superiores, pero ya no se expone a estas dosis continuas de B12 a las que se ha adaptado el cuerpo humano durante millones de años. Así pues, le es inconcebible hoy en día comer las frutas y las verduras sin limpiarlas: los campos cultivados de manera industrial son tratados con pesticidas, herbicidas e insecticidas que no sólo no permiten sobrevivir a las bacterias que producen la vitamina B12, sino que además perjudican gravemente su salud. En realidad, el medio ambiente está tan degradado, mantenido tan artificialmente, que la tierra en la que se cultivan sus alimentos ya no contiene vitamina B12.

El dispositivo de asimilación de la vitamina B12 está torpedeado por todas partes

La disminución de los aportes no es el único factor que permite explicar la carencia generalizada. Hay algo que no cuadra en la utilización de estas vitaminas.
Cuando la vitamina B12 penetra en nuestro tracto digestivo, se pone en marcha una maquinaria especializada para asimilarla y hacer beneficiarse de ésta al organismo. Las paredes del estómago fabrican una proteína de transporte, el “factor intrínseco”, encargado de acompañar a la vitamina hasta el intestino delgado donde ésta podrá ser absorbida. Pero este modo de transporte es limitado : más allá de los 1,5 µg de vitamina B12 por comida, los factores intrínsecos están todos ocupados y la vitamina B12 escapa por tanto a los puntos de control. Ella termina su carrera fuera del organismo en los desechos que constituyen la orina y los excrementos… Sin embargo, un porcentaje muy bajo (del orden del 1 %) puede lograr pasar a través del intestino delgado sin la mediación de los transportadores, lo que puede ser útil cuando se ingieren cantidades muy importantes (por ejemplo en caso de consumo de menudillos o de complementos muy concentrados) 3.
Sea como fuere, este sistema de asimilación de la vitamina B12 está en gran peligro en nuestra sociedad moderna 4. Eso es debido en primer lugar a Helicobacter pylori, una bacteria patógena que coloniza el estómago de una persona de cada dos en el mundo. Clasificada como cancerígena por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, la bacteria reduce la producción de factores intrínsecos al deteriorar la pared gástrica 5 y perturbar la acidez del estómago.

Desgraciadamente, otros factores se superponen a esta infección generalizada, reduciendo todavía más la capacidad de producción de las proteínas de transportes. El consumo de alcohol, muy nocivo para las paredes digestivas y el consumo de medicamentos (especialmente los destinados a combatir el reflujo gastroesofágico, el estrés, las úlceras, la dispepsia, la diabetes, la hipertensión arterial pero también los tratamientos contraceptivos) son responsables importantes de ésta. Para coronar el conjunto, las capacidades de producción del factor intrínseco se reducen cada vez más con la edad, y por tanto hace falta un auténtico milagro para que una persona mayor de 60 años que no toma complementos disponga de niveles de vitamina B12 6suficientes.

Nuestras necesidades de vitamina B12 se disparan

El ser humano, no contento con aportar menos vitaminas al organismo y de hacer descarrilar la maquinaria responsable de su asimilación, agrava todavía más su caso al aumentar sus necesidades de vitamina B12 por su modo de vida irreflexivo.
El nivel de estrés oxidativo al que éste está diariamente confrontado (tabaco, estrés crónico, inflamación crónica, ansiedad, trastornos de sueño, contaminación, productos tóxicos, alimentación perjudicial, poca actividad física) exige cantidades de vitamina B12 claramente superiores a la media de las que éste no siempre dispone. Al cabo de algunos años, de ello resulta lógicamente un agotamiento progresivo de las reservas y el comienzo de los problemas…
La epidemia de insuficiencia de vitamina B12 que afecta ya a una gran parte de la población y que se dispone a contaminar al resto del planeta en los años que vienen se explica entonces por un fenómeno triple: una reducción de los aportes asimilables, una degradación de su asimilación y un aumento considerable de las necesidades.

¿Por qué unos niveles bajos de vitamina B12 plantean problemas?

La vitamina B12, aunque es rara en la naturaleza, no deja de ser indispensable para el buen funcionamiento de todos los animales. Ésta participa en un número incalculable de mecanismos celulares y fisiológicos: el metabolismo de todas las células, la formación de los glóbulos sanguíneos, la de las células nerviosas, del ADN y de las proteínas, el equilibrio del sistema nervioso, el metabolismo de los ácidos… La lista es tan larga que da sudores fríos sólo pensar que en este mismo momento pudiera faltarnos este nutriente tan valioso.
Además, ésta está tan implicada en el funcionamiento general del organismo, que no es fácil predecir los primeros síntomas en caso de falta. En función de los individuos, esto puede traducirse a largo plazo en la aparición de un numero inimaginable 7-8 de fallos o insuficiencias y de patologías:
  • Trastornos nerviosos (irritabilidad, depresión, entumecimiento, embotamiento, cansancio, agitación, demencia, riesgo de enfermedad neurodegenerativa 9…).
  • Un debilitamiento generalizado del organismo (inmunidad débil, debilidad muscular, agotamiento, falta de ganas y de tono, dolores…).
  • Trastornos digestivos (diarrea, pérdidas de apetito, inflamación, pérdidas de peso, mala asimilación de los micronutrientes…).
  • Pérdidas de facultades visuales (especialmente la Degeneración macular asociada a la edad - DMAE) y auditivas 10.
  • Trastornos del sueño, de la recuperación, de la vigilancia y de la atención.
Es sencillo, sin niveles séricos adecuados de vitamina B12, nada puede funcionar bien en el cuerpo humano.

¿Qué dosis de vitamina B12 tomar? ¿Qué moléculas elegir?

La investigación ha mostrado estos últimos años que la hidroxocobalamina y el metilcobalamina se asimilaban mejor que las otras formas (cianocobalamina, adenosilcobalamina). Y como el organismo está adaptado a pequeñas dosis repartidas durante el día, hay que favorecer los complementos cuyas dosis contienen de 1,5 a 2 µg (es decir la cantidad máxima asimilable por medio de factores intrínsecos) o mejor, optar por complementos de liberación prolongada como Daily 2 (Diario 2) (que contiene 300 µg de vitamina B12 pero cuyos principios activos serán liberados a lo largo del tiempo).

Sin embargo, para las personas que padecen una carencia, es posible realimentar rápidamente las reservas de vitamina B12 eligiendo complementos que contengan dosis únicas mucho más importantes: se habla de dosis que pueden contener hasta 1000 µg11 (es decir 1 mg de metilcobalamina) para beneficiarse al máximo de la difusión pasiva. Una gran parte de esta vitamina no será absorbida pero es el único medio de maximizar el mecanismo de difusión pasiva. También es el mejor medio para las personas que tengan una producción baja de factores intrínsecos (especialmente las personas mayores, las personas infectadas por Helicobacter pylori y las que tengan problemas digestivos recurrentes) para evitar el circuito principal y recuperar la salud lo más rápidamente posible.



Referencias
1. Allen LH. How common is vitamin B-12 deficiency? Am J Clin Nutr 2009;89:693S–696S.
2. Fumio Watanabe, Yukinori Yabuta & al. Vitamin B12-Containing Plant Food Sources for Vegetarians, Nutrients. 2014 May; 6(5): 1861–1873.
3. Elia M. Oral or parenteral therapy for B12 deficiency. Lancet 1998;352:1721-2. View abstract.
4. Michael J Shipton and Jecko Thachil, Vitamin B12 defi ciency – A 21st century perspective, Clinical Medicine 2015 Vol 15, No 2: 145–50
5. Nicole Tegtmeyer, Silja Wessler, Vittorio Necchi, Manfred Rohde, Aileen Harrer, Tilman T. Rau, Carmen Isabell Asche, Manja Boehm, Holger Loessner, Ceu Figueiredo, Michael Naumann, Ralf Palmisano, Enrico Solcia, Vittorio Ricci, Steffen Backert. Helicobacter pylori Employs a Unique Basolateral Type IV Secretion Mechanism for CagA Delivery. Cell Host & Microbe, 2017; 22 (4): 552 DOI: 10.1016/j.chom.2017.09.005
6. Allen LH, Casterline J. Vitamin B-12 deficiency in elderly individuals: diagnosis and requirements. Am J Clin Nutr 1994;60:12-14.
7. Dali-Youcef N, Andrès E. An update on vitamin B12 deficiency in adults. Q J Med 2009;102:17–28
8. Stabler SP. Vitamin B12 deficiency. N Eng J Med 2013;368:149–60.
9. Van, Dam F. and van Gool, W. A. Hyperhomocysteinemia and Alzheimer's disease: A systematic review. Arch Gerontol.Geriatr. 2009;48(3):425-430
10. Houston DK, Johnson MA, Nozza RJ, et al. Age-related hearing loss, vitamin B-12, and folate in elderly women. Am J Clin Nutr 1999;69:564-71.
11. Eussen SJ, de Groot LC, Clarke R, et al. Oral cyanocobalamin supplementation in older people with vitamin B12 deficiency: A dose-finding trial. Arch Intern Med 2005;165:1167-72.
Encargar los nutrientes citados en este artículo
Methylcobalamine 1 mg

La forma más activa de vitamina B12, utilizada preferentemente para regenerar las neuronas.

www.supersmart.com
Daily 2® Timed Release

Fórmula multivitamínica de liberación prolongada

www.supersmart.com
Descubre también
10-04-2019
Vitamina C: ¿Tenía razón Linus Pauling?
¿Confiaría usted en un hombre que ha recibido dos premios Nobel en dos categorías diferentes a lo largo de su vida? Es muy probable que...
Mas info
28-06-2017
Nutrición: ¿cómo alimentar bien a su cerebro?
Nuestro cerebro, auténtico centro de control de nuestro sistema nervioso central, debe procesar diariamente millones de informaciones. Ante este flujo permanente de datos, este órgano...
Mas info
30-04-2018
Unos investigadores descubren por qué el organismo...
Un estudio recientemente publicado en The Journal of the American Osteopathic Association muestra que la vitamina D no puede ser utilizada por el organismo correctamente...
Mas info
Síganos
Seleccione su idioma
esfrendeitnlpt

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar