Bienvenida   >  Probióticos y prebióticos  >  Probióticos contra el mal...
13-03-2019

Probióticos contra el mal humor y la depresión: el nuevo tratamiento que está arrasando

​probiotiques contre la mauvaise humeur

¿Probióticos para combatir los trastornos del estado de ánimo, no se lo cree? ¡Se equivoca! Un nuevo estudio acaba de demostrar que la flora intestinal se comunica con el cerebro en un lenguaje que no se sospechaba. Hasta ahora, se sabía que las bacterias eran capaces de dialogar con el cerebro fabricando los mismos neurotransmisores que éste. Ahora se sabe que éstas controlan la expresión de numerosos genes humanos mediante otro conocido mensajero: el óxido nítrico.

Este descubrimiento confirma el inmenso potencial de los probióticos para combatir los trastornos depresivos cuyas víctimas están en constante aumento desde hace varias décadas. Éste también confirma el estatus de “precursor” de Supersmart, que viene ofreciendo desde hace varios meses una fórmula probiótica denominada Lactoxira destinada a combatir la depresión y mejorar la salud mental .

¿Cómo pueden las bacterias intestinales “beneficiosas” combatir la depresión?

Las bacterias intestinales son microorganismos que viven en nuestro tubo digestivo. ¡Posiblemente éstas son más de 100.000 millones y alcanzan su pleno desarrollo con un peso total más pesado que nuestro cerebro! Al principio, los investigadores pensaban que éstas nos ayudan simplemente a digerir mejor . Éstos comprendieron rápidamente que éstas se alimentan de partículas alimenticias que nosotros no podemos digerir y que a cambio producen moléculas beneficiosas. Pero éstos no han ido lo suficientemente lejos. En realidad, el hombre y su microbiota viven en simbiosis total, hasta el punto de formar un ser híbrido humano-microbios donde cada uno de ellos es indispensable para el otro.

Así pues, la comunidad científica ha descubierto que la flora bacteriana se encarga de una parte de la maduración de nuestro sistema inmunitario enseñando al organismo a reaccionar de forma apropiada frente a moléculas extrañas. Así que posiblemente el auge de las enfermedades autoinmunes de las últimas décadas está directamente relacionado con una degradación de nuestra microbiota, y al mismo tiempo, con una mala maduración de nuestro sistema inmunitario.
Pero lo mejor está por llegar. Estos últimos años, varios equipos de investigadores han descubierto que las bacterias de nuestro sistema digestivo son capaces de enviar mensajes al cerebro. Mensajes susceptibles de influir en mecanismos psicológicos muy variados e implicados en varios trastornos mentales como la ansiedad crónica, la depresión o los trastornos del estado de ánimo. Se han evidenciado tres modos de comunicación:

La producción de neurotransmisores.

Los neurotransmisores son compuestos químicos liberados habitualmente por las neuronas, y capaces de actuar sobre otras neuronas. Resulta que las bacterias intestinales y ciertos probióticos son capaces de secretar los mismos neurotransmisores y de transmitirlos hasta el cerebro a través del nervio vago (se habla de eje microbioma-intestino-cerebro) (1).

Varias cepas de Lactobacilli y Bifidobacteria secretan por ejemplo GABA (2), un neurotransmisor inhibidor cuya producción está considerablemente ralentizada en caso de depresión y de ansiedad (3). Otras especies bacterianas también fabrican acetilcolina (un neurotransmisor implicado en la memoria, la concentración y el estado de ánimo) (4) y serotonina (un metabolito del triptófano implicado en la modulación del estado de ánimo) (5).

Así pues, unos trabajos han mostrado que la utilización de probióticos aumenta los niveles de ciertos neurotransmisores en el córtex frontal, reduciendo de esta manera los síntomas de la depresión (6).

La reducción de la neuroinflamación.

Un estudio preliminar (7) publicado en diciembre de 2018 ha mostrado que la administración de probióticos durante 6 meses ha permitido mejorar el estado de personas que padecen trastornos bipolares. Este efecto beneficioso ha sido reforzado en las personas con niveles de inflamación más elevados. A los investigadores no les ha sorprendido: trabajos precedentes han mostrado que los probióticos actúan contra la inflamación limitando la expansión de las bacterias patógenas en el intestino delgado, reforzando la barrera intestinal, reduciendo la translocación bacteriana (8) y disminuyendo el número de citoquinas inflamatorias y de sustancias tóxicas que circulan en el organismo.

Ahora bien, es bien conocido que la neuroinflamación está muy estrechamente relacionada con los trastornos del estado de ánimo (9-11).

El control de nuestros genes

El estudio es del 21 de febrero de 2019 (12). Éste ha mostrado que las bacterias intestinales son capaces de controlar nuestros genes mediante un mensajero utilizado también por nuestras células: el óxido nítrico (NO).
Los investigadores que han hecho este fantástico descubrimiento han perseguido a las moléculas de NO secretadas por la flora intestinal de un organismo animal y se han dado cuenta de que éstas cambian completamente la manera de regular la expresión de los genes del animal. Han notado que cuanto más NO producen las bacterias, más se degrada la salud del anfitrión.

Para restablecer el equilibrio, hace falta por tanto que el animal favorezca a las bacterias que no secretan naturalmente mucho NO. Ya sea modificando su alimentación y eligiendo alimentos específicos que alimenten a las buenas bacterias, como las fibras en el ser humano, ya sea ingiriendo directamente bacterias, a través de complementos probióticos, por ejemplo.


Desde hace varios años, los descubrimientos sobre la flora intestinal se suceden a un ritmo vertiginoso. Pero parece que nos esperan todavía más sorpresas, dado lo complejas que parecen las interacciones entre nuestras células y las bacterias simbióticas. ¿Cuál será la próxima vía de comunicación descubierta por la comunidad? ¿Se podrá un día medir precisamente el impacto de nuestra flora intestinal en nuestra salud y nuestro comportamiento? Mientras tanto, las fórmulas probióticas están teniendo un auténtico éxito. En un momento en que los tratamientos médicos contra el estrés y la depresión son objeto de polémica, éstas representan una alternativa inesperada…


Bibliografía


Más información sobre los probióticos y los trastornos del estado de ánimo:

Cepeda, M. S., Katz, E. G., & Blacketer, C. (2017). Microbiome-Gut-Brain Axis: Probiotics and Their Association With Depression. The Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences, 29(1), 39–44. doi:10.1176/appi.neuropsych.15120410

França, K., & Lotti, T. (2017). The gut-brain connection and the use of probiotics for the treatment of depression, anxiety and obsessive-compulsive disorders in dermatology. Dermatologic Therapy, 30(5), e12506. doi:10.1111/dth.12506


Références

  1. Dash S, Clarke G, Berk M, et al: The gut microbiome and diet in psychiatry: focus on depression. Curr Opin Psychiatry 2015; 28:1–6
  2. Dinan TG, Stanton C, Cryan JF (2013) Psychobiotics: a novel class of psychotropic. Biol Psychiatry 74(10):720–726
  3. Schousboe A, Waagepetersen HS (2007) GABA: homeostatic and pharmacological aspects. In: Tepper JM, Abercrombie ED, Bolam JP (eds) GABA and the basal ganglia: from molecules to systems, vol 9–19. Elsevier Science B, Amsterdam
  4. Roshchina VV (2010) Evolutionary considerations of neurotransmitters in microbial, plant, and animal cells. In: Lyte M, Freestone PPE (eds) Microbial endocrinology: interkingdom signaling in infectious disease and health. Springer, New York, pp 17–52
  5. Collins SM, Bercik P (2009) The relationship between intestinal microbiota and the central nervous system in normal gastrointestinal function and disease. Gastroenterology 136:2003–2014
  6. Desbonnet L., Garrett L., Clarke G., Bienenstock J., Dinan T.G. The probiotic Bifidobacteria infantis: An assessment of potential antidepressant properties in the rat. J. Psychiatr. Res. 2008;43:164–174. doi: 10.1016/j.jpsychires.2008.03.009.
  7. American College of Neuropsychopharmacology. "Probiotics could help millions of patients suffering from bipolar disorder." ScienceDaily. ScienceDaily, 13 December 2018. .
  8. Maes M, Kubera M, Leunis JC et al (2013) In depression, bacterial translocation may drive inflammatory responses, oxidative and nitrosative stress (O&NS), and autoimmune responses directed against O&NS-damaged neoepitopes. Acta Psychiatr Scand 127(5):344–354
  9. Wium-Andersen MK, Ørsted DD, Nielsen SF, et al: Elevated C-reactive protein levels, psychological distress, and depression in 73,131 individuals. JAMA Psychiatry 2013; 70:176–184
  10. Cepeda MS, Makadia R: Depression is associated with high levels of C reactive protein and low levels of exhaled nitric oxide: results from the 2007–2012 National Health and Nutrition Examination Surveys. J Clin Psychiatry (Epub ahead of print, June 21, 2016)
  11. Berk M, Williams LJ, Jacka FN, et al: So depression is an inflammatory disease, but where does the inflammation come from? BMC Med 2013; 11:200
  12. 1. Puneet Seth, Paishiun N. Hsieh, Suhib Jamal, Liwen Wang, Steven P. Gygi, Mukesh K. Jain, Jeff Coller, Jonathan S. Stamler. Regulation of MicroRNA Machinery and Development by Interspecies S-Nitrosylation. Cell, Feb. 21, 2019; DOI: 10.1016/j.cell.2019.01.037
Encargar el nutriente citado en este artículo
Lactoxira

La primera formula psicobiótica para combatir la depresión

www.supersmart.com
Descubre también
19-11-2018
Una bomba en sus intestinos
Un tubo digestivo mal cuidado, poblado de bacterias y hongos oportunistas y patógenos (en particular Candida albicans ) y contaminado por alimentos mal digeridos corre...
Mas info
19-09-2016
Los probióticos tienen numerosos efectos preventivos y...
Los resultados clínicos publicados desde hace una quincena de años subrayan los múltiples efectos beneficiosos de los probióticos. Estos parecen tener efectos preventivos y curativos,...
Mas info
14-03-2017
Dermatitis atópica : el interés de los...
Entre el 30% y el 40% de la población mundial posiblemente está afectado por una alergia. De orígenes múltiples, ésta puede manifestarse en formas diferentes,...
Mas info
Síganos
Seleccione su idioma
esfrendeitnlpt

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar