Bienvenida   >  Vitaminas  >  Vitamina C: ¿Tenía razón...
10-04-2019

Vitamina C: ¿Tenía razón Linus Pauling?

Linus Pauling Vitamine C ¿Confiaría usted en un hombre que ha recibido dos premios Nobel en dos categorías diferentes a lo largo de su vida? Es muy probable que sí, y más teniendo en cuenta que es el único en el mundo junto con Marie Curie en haber logrado esta proeza. Sin embargo, en el mundo de la medicina, tuvo que luchar frenéticamente para hacer reconocer el valor terapéutico de la vitamina C, considerada durante largo tiempo como una molécula simplemente útil para prevenir el escorbuto.

Hoy en día, los investigadores no dejan de descubrir sus virtudes preventivas y terapéuticas, mientras que su capacidad para combatir el estrés oxidativo está perfectamente demostrada. Linus Pauling llevaba varias décadas de adelanto a su tiempo, pero no obstante cometió algunos errores, que desafortunadamente continúan transmitiéndose hoy en día.

¿Por qué hemos perdido la capacidad de producir vitamina C?

Linus Pauling : El hombre ha heredado una mutación degenerativa que le impide sintetizar su propia vitamina C y que le hace dependiente de las fuentes alimenticias de vitamina C.

El postulado sobre el que se apoya Linus Pauling no es totalmente exacto.
En primer lugar es cierto que el ser humano forma parte de los raros vertebrados junto con el conejillo de Indias y algunas especies de murciélagos, en haber perdido la capacidad de sintetizar la vitamina C a voluntad 1. Pero esto no es un error de la evolución, un “defecto hereditario”, como él creía.

La capacidad de sintetizar la vitamina C se perdió hace más de 61 millones de años 2 en los primates antropoides, una rama de los cuales evolucionó hacia los grandes monos y el hombre. Esta pérdida de capacidad no proviene de una única mutación sino de varias, todas localizadas en el gen GLO que contribuye a la síntesis de una proteína (la L-gulonolactone-oxidasa) indispensable para producir la famosa vitamina C3-5. Y estas mutaciones no son diseminadas por azar ya que ellas afectan únicamente a la etapa final del proceso 6.

Si estas mutaciones se extienden a toda la descendencia, es porque los individuos portadores no presentaban desventajas selectivas en relación a los que sintetizaban siempre su propia vitamina C. Dicho de otra manera, no se trata de un defecto, sino de una adaptación al entorno: el hecho de ya no poder sintetizar vitamina C, por tanto, ha beneficiado paradójicamente a los grandes monos 7 y por extensión, a nuestra fantástica epopeya.

¿Pero de qué manera nos habría beneficiado esta pérdida de capacidad?

Es difícil saberlo, pero dos hipótesis son las más probables. La primera, es que la producción de vitamina C es un proceso costoso en energía , y que se hace un poco superfluo si se encuentra esta molécula en abundancia en la alimentación 8. Los investigadores han notado que todas las especies que han perdido su capacidad para sintetizar la vitamina C tenían un régimen alimentario muy rico en ésta. Éste es el caso del gorila (20 mg/kg/día), del mono aullador (88 mg/kg/día), de la serpiente Bothrops atrox (258 mg/kg/día) y de todas las demás especies afectadas 9. Desde el punto de vista de la selección natural, esto es perfectamente lógico: es inútil gastar energía en producir una molécula abundante en el entorno.
La segunda hipótesis no contradice a la primera. Cuando un ser vivo sintetiza la vitamina C, también produce peróxido de hidrógeno en pequeñas cantidades 10. Ahora bien, este compuesto tan oxidante contribuye al envejecimiento celular. Si las especies privadas de la capacidad de síntesis de la vitamina C han podido encontrar otro medio fiable de procurársela, han podido evitar a la vez los inconvenientes asociados a su producción.

Los individuos portadores de la mutación han podido de esta manera desviar esta energía a otros mecanismos de supervivencia, hasta el punto de suplantar progresivamente a los que seguían produciéndola ellos mismos 11. Pero esta condición sigue siendo ventajosa siempre que la alimentación sea rica en vitamina C: éste era el caso hace 3 millones de años cuando aparecieron los primeros representantes del género Homo.
Pero ¿qué queda de ello hoy en día, cuando la totalidad del planeta ha sido transformado? ¿Qué queda de ello hoy en día, cuando el hombre a penas come 3 frutas y verduras al día?

Pauling tenía razón por lo menos en este punto: nuestros aportes actuales de vitamina C (de 1 a 2 mg/kg/día) están probablemente lejos de los aportes de los primeros hombres y en consecuencia lejos de los aportes óptimos.

¿Cuáles son nuestras necesidades reales de vitamina C?

Linus Pauling: Si los otros vertebrados producen tal cantidad de vitamina C, no es por nada. Los seres vivos no tienen por costumbre despilfarrar recursos energéticos. Por tanto, haya que aportar al organismo megadosis (es decir 10 g o más), próximos a la cantidad producida por los otros mamíferos, para sacar el máximo provecho de sus beneficios.

La cuestión de saber si hay una cantidad de vitamina C ideal que hay que aportar al organismo obnubiló a Linus Pauling. Para intentar responder a esta cuestión, en primer lugar, hay que acordarse de que la pérdida de la síntesis de la vitamina C se remonta a más de 60 millones de años, mientras que los primeros representantes del género Homo no aparecen más que hace unos 3 millones de años. Es un intervalo de tiempo considerable, que hace posible innumerables mutaciones.

La selección natural incita a las especies a adaptarse continuamente a su entorno: los organismos cuya supervivencia depende de variables demasiado precarias o demasiado aleatorias (como las fuentes alimenticias demasiado raras) se arriesgan a extinguirse en cualquier momento en detrimento de otras especies más flexibles. Por tanto, es inconcebible que todos los descendientes de los individuos que han perdido su capacidad de sintetizar la vitamina C hayan mantenido los mismos mecanismos fisiológicos 12. Se seleccionaron nuevas estrategias para disminuir la importancia de la vitamina C para la supervivencia, para que los individuos no dependan de una cantidad astronómica de frutas y verduras y puedan sobrevivir sin problemas a los periodos de hambruna (fenómenos climáticos, catástrofes naturales, glaciación etc.).

Así es como se ha descubierto recientemente que un mecanismo limitaba la absorción de la vitamina C en el hombre y que la concentración plasmática no excedía nunca los 80 μmol/L13 sean las que sean las cantidades ingeridas. En definitiva, tanto si usted traga 2 g o 10 g de vitamina C, usted tendrá la misma cantidad de vitamina C en la sangre. ¿Y cuál es entonces esta cantidad útil máxima? En realidad, esto depende de varios factores, pero los investigadores estiman que este nivel máximo en sangre se lograría con aportes comprendidos entre 400 mg y 1 g a la vez. Por tanto, estamos muy lejos de las cantidades que circulan en los mamíferos que producen su propia vitamina C…
Linus Pauling también se equivocó en este punto, ¿pero se le puede reprochar realmente?

¿Cómo procurarse cantidades adecuadas de vitamina C cada día?

Por mucho que el hombre se haya adaptado a cantidades circulantes de vitamina C menores que los otros mamíferos, éste sigue dependiendo de la vitamina C para vivir y protegerse de las enfermedades. Desgraciadamente, los aportes alimenticios actuales son demasiado ridículos 14 como para esperar beneficiarse de sus efectos: entre el 40 y el 60 % de los franceses posiblemente tienen niveles sanguíneos inferiores a 23 µmol/L15, es decir, niveles suficientes como para alejar el escorbuto, pero lejos de la concentración óptima (y máxima) de 80 μmol/L.

Para esperar lograr esta concentración, se calcula que serían necesarios unos aportes diarios de unos 700 mg (si es posible repartidos a lo largo del día). ¿Cómo lograr un resultado así cuando la mayoría de las personas apenas sobrepasan los 110 mg al día? Una docena de frutas y verduras locales al día, lo más frescas posible, favoreciendo al máximo los productos biológicos y evitando las cocciones. Dicho de otra manera, un rigor y una organización de todos los instantes, no necesariamente compatible con los modos de vida de todo el mundo.
Por eso son cada vez más numerosos los que se deciden por los complementos de vitamina C, igual que Linus Pauling.

Es una excelente alternativa, a poco que usted elija un complemento sin aditivos, sin azúcar, sin potenciador del sabor y sin colorantes artificiales, que idealmente va acompañado de flavonoides naturales (que aumentan la absorción de la vitamina C) y que se presenta en forma seca (como el ascorbato de sodio, el ascorbato de calcio o el ascorbil fosfato de magnesio) Estos últimos presentan la ventaja de ser menos ácidos para el estómago que el ácido ascórbico. Son poco numerosos, como el Triple C (una combinación sinérgica de 3 formas de vitamina C) y el Liposomal Vitamin C (Vitamina C liposomal) o Asc2P (cuya cantidad menor permite repartir la dosis a lo largo del día), los que reúnen todas estas condiciones, así que tómese el tiempo de analizarlos bien.



Referencias
1. Guy Drouin, Jean-Rémi Godin, Benoît Pagé. The Genetics of Vitamin C Loss in Vertebrates. Curr Genomics. 2011 August; 12(5): 371–378.
2. Lachapelle MY, Drouin G. Inactivation dates of the human and guinea pig vitamin C genes. Genetica. 2011;139:199–207.
3. Nishikimi M, Kawai T, Yagi K. Guinea pigs possess a highly mutated gene for L-gulono-gamma-lactone oxidase, the key enzyme for L-ascorbic acid biosynthesis missing in this species. J. Biol. Chem. 1992;267:21967–21972.
4. Nishikimi M, Fukuyama R, Minoshiman I, Shimizux N, Yagis K. Cloning and chromosomal mapping of the human non-functional gene for L-gulono-gamma-lactone oxidase, the enzyme for L-ascorbic acid biosynthesis missing in man. J. Biol. Chem. 1994;269:13685–13688.
5. Ohta Y, Nishikimi M. Random nucleotide substitutions in primate nonfunctional gene for L-gulono-γ-lactone oxidase, the missing enzyme in L-ascorbic acid biosynthesis. Biochim. Biophys. Acta. 1999;1472:408–411.
6. Linster CL, Van Schaftingen E. Vitamin C biosynthesis, recycling and degradation in mammals. FEBS J. 2007;274:1–22.
7. Lachapelle MY, Drouin G. Inactivation dates of the human and guinea pig vitamin C genes. Genetica. 2011;139:199–207.
8. Pollock JI, Mullin RJ. Vitamin C biosynthesis in prosimians: Evidence for the anthropoid affinity of tarsius. Am. J. Phys. Anthropol. 1987;73:65–70.
9. Milton K, Jenness R. Ascorbic acid content of neotropical plant parts available to wild monkeys and bats. Experientia. 1987;43:339–342.
10. Bánhegyi G, Csala M, Braun L, Garzó T, Mandl J. Ascorbate synthesis-dependent glutathione consumption in mouse liver. FEBS Lett. 1996;381:39–41.
11. Pollock JI, Mullin RJ. Vitamin C biosynthesis in prosimians: Evidence for the anthropoid affinity of tarsius. Am. J. Phys. Anthropol. 1987;73:65–70.
12. Drouin G, Godin JR, Pagé R. The Genetics of Vitamin C Loss in Vertebrates, Curr Genomics. 2011 Aug; 12(5): 371–378. doi:10.2174/138920211796429736
13. Balz Frei, Ines Birlouez-Aragon & Jens Lykkesfeldt (2012): Authors' Perspective: What is the Optimum Intake of Vitamin C in Humans?, Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 52:9, 815-829
14. Touvier, M., Lioret, S., Vanrullen, I., et al. (2006). Vitamin and mineral inadequacy in the French population: Estimation and application for the optimization of food fortification. Int J Vitam Nutr Res. 76: 343–351.
15. Hercberg, S., Preziosi, P., Galan, P., et al. (1994). Vitamin status of a healthy French population: dietary intakes and biochemical markers. Int J Vitam Nutr Res. 64: 220–232
Encargar los nutrientes citados en este artículo
Liposomal Vitamin C 335 mg

Forma altamente biodisponible de vitamina C

www.supersmart.com
Triple C

3 formas sinergéticas de vitamina C + bioflavanoides

www.supersmart.com
Ester C™ 600 mg

Forma no ácida y cuatro veces mejor absorbida de vitamina C

www.supersmart.com
Asc2P 250 mg

Una forma estable y potente de vitamina C, capaz de penetrar en las células, y que preserva la longitud media de los telómeros.

www.supersmart.com
Descubre también
28-06-2017
Nutrición: ¿cómo alimentar bien a su cerebro?
Nuestro cerebro, auténtico centro de control de nuestro sistema nervioso central, debe procesar diariamente millones de informaciones. Ante este flujo permanente de datos, este órgano...
Mas info
30-04-2018
Unos investigadores descubren por qué el organismo...
Un estudio recientemente publicado en The Journal of the American Osteopathic Association muestra que la vitamina D no puede ser utilizada por el organismo correctamente...
Mas info
06-05-2019
La falta de vitamina E es asociada...
A menudo desconocida, la vitamina E desempeña unas funciones esenciales en el organismo. Desgraciadamente, para muchas personas los aportes de esta vitamina E son insuficientes....
Mas info
Síganos
Seleccione su idioma
esfrendeitnlpt

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar