Bienvenida   >  Vitaminas  >  La vitamina D3: los...
12-10-2016

La vitamina D3: los científicos apelan a aumentar a 10 000 UI el límite superior de seguridad

Vitamin D Desde hace una quincena de años, numerosos estudios clínicos muestran que el consumo de dosis apropiadas de vitamina D podría tener unos efectos beneficiosos todavía más importantes de lo que se creía, mucho más allá de su implicación en la salud ósea. La acumulación de datos provenientes de estudios epidemiológicos y ensayos clínicos sugiere que el aumento de la cantidad de vitamina D disminuye el riesgo de diferentes tipos de cáncer. Otras informaciones indican que contribuye a mantener la fuerza física de las personas ancianas y las protege de las caídas. También podría reducir la prevalencia de los síndromes metabólicos..

La vitamina D es una vitamina liposoluble que se encuentra en los alimentos, pero que el organismo también puede fabricar tras una exposición a los rayos ultravioleta del sol. La radiación solar desencadena de hecho la síntesis de la vitamina D en una región profunda de la piel a partir del dehidrocolesterol, el precursor inmediato del colesterol.
La vitamina D existe en una decena de variantes que se distinguen por un índice numérico. Las vitaminas D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol) son las más activas en el organismo. Existen además numerosos derivados; tres de ellos, los esteroides, desempeñan un papel especialmente importante: el 25(OH)D o calcidiol, el 1,25(OH)2D o calcitriol y el 24,25(OH)2D.
La vitamina D de origen alimentario se absorbe con las grasas en el intestino delgado; después pasa a la circulación general. La vitamina D formada por la exposición de la epidermis a los rayos del sol pasa directamente a la sangre. En el hígado, la vitamina D2 y la vitamina D3 se convierten en 25-hidroxi-vitamina D, la principal forma circulante de vitamina D. La conversión en su forma activa, la 1,25-dihidroxi-vitamina D, se produce en los riñones.
En los complementos nutricionales, se encuentra la vitamina D en las formas D2 y D3. Al parecer, la vitamina D2 solo tiene entre el 20 y el 40% de la eficacia de la vitamina D3 para mantener las concentraciones séricas de 25-hidroxi-vitamina D, porque se degrada más rápidamente en el organismo.

Vitamina D3 y salud ósea

Uno de los efectos beneficiosos de la vitamina D3 más conocido y establecido desde hace tiempo es su capacidad de mejora de la salud del aparato muscular esquelético y los huesos. Uno de sus principales funciones biológicas es mantener las concentraciones sanguíneas de calcio y fósforo normales. Al favorecer la absorción del calcio, la vitamina D ayuda a formar y mantener unos huesos sólidos. También trabaja de forma conjunta con un determinado número de vitaminas y minerales diferentes, así como con las hormonas para fomentar la mineralización ósea.
Las deficiencias de vitamina D3 son responsables de la osteopenia, precipitan y exacerban la osteoporosis, causan una enfermedad dolorosa de los huesos denominada osteomalacia, aumentar la debilidad muscular, lo que refuerza el riesgo de caídas y fracturas. La insuficiencia de vitamina D3 puede alterar el mecanismo de regulación de la hormona paratiroidea y causar una hiperparatiroidismo secundario, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis y fracturas1. En un artículo de revisión sobre mujeres con osteoporosis hospitalizadas por una fractura de la cadera, el 50% de los casos presentaban signos de deficiencia de vitamina D2.

Una protección contra el cáncer

En los años 40 un investigador indicó por primera vez una conexión entre la vitamina D3 y la prevención del cáncer. Se dio cuenta que las personas que vivían en latitudes soleadas tenían una tasa más baja de muerte por cáncer. Sugirió que la exposición al sol podría proporcionar una relativa inmunidad contra el cáncer. Durante estos últimos 60 años, los investigadores han observado una asociación inversa entre la exposición al sol y la mortalidad por cáncer. Un gran número de estudios ha sugerido igualmente que las deficiencias de vitamina D3 se asociaban a un aumento del riesgo de desarrollar diferentes tipos de cáncer, incluido el cáncer de mama, ovarios, próstata o colon3.

Reducir el riesgo de cáncer de colon y de mama

La relación inversa entre una baja concentración sanguínea de vitamina D y un riesgo menor de cáncer está mejor documentada por los casos de cáncer colorrectal. El aspecto protector de la vitamina D apareció en un estudio realizado en 3000 adultos (96% de varones) que se sometieron a una colonoscopia entre 1994 y 1997 en busca de una lesión o de pólipos en el colon. En el 10% de ellos se detectó una lesión neoplásica avanzada. El riesgo de lesión cancerosa avanzada era mucho menos entre los sujetos que consumían más vitamina D4.
Los investigadores resecaron quirúrgicamente los pólipos adenomatosos (potencialmente precancerosos) de 19 pacientes, y retiraron en torno al 50%. Marcaron los restos de pólipos en los intestinos para que pudieran ser identificados posteriormente y estudiaron la proliferación celular en los tejidos de los pólipos antes y seis meses después de un tratamiento con 400 UI de vitamina D3 y carbonato cálcilo (1500 mg tres veces al día) o un placebo. La proliferación celular y otros signos de modificaciones cancerosas se redujeron claramente en los pacientes tratados, mientras que no se observó ningún cambio en los sujetos que recibían placebo.
En otro estudio, los investigadores estudiaron a 1179 mujeres menopáusicas con buena salud (de 55 años o más, sin cáncer conocido al menos en los diez años anteriores a la entrada en el estudio) que tomaban cantidades importantes de vitamina D3 y calcio. Se asignaron de forma aleatoria para tomar entre 1400 y 1500 mg diarios de calcio, 1400, o 1500 mg de calcio y 1000 UI de vitamina D3 o un placebo. Durante los cuatro años que duró el estudio, las mujeres del grupo de calcio y vitamina D3 vieron que el riesgo de cáncer se reducía en un 60% en relación con las mujeres del resto de grupos. Puesto que existía el riesgo de que determinadas mujeres hubiesen podido padecer cáncer sin diagnosticas al inicio del estudio, los investigadores retiraron los resultados del primer año y a continuación analizaron los de los tres últimos años del ensayo. Estos tres últimos años mostraron resultados incluso más marcados, con una reducción del 77% del riesgo de cáncer en el grupo que tomaba calcio y vitamina D35.

2 000 UI diarias de vitamina D3

Dos metanálisis que combinaban los datos de diversos informes mostraron que la vitamina D podría ayudar a prevenir la mitad de los casos de cáncer de mama y dos tercios de los de colon en los Estados Unidos. El primero, relativo al cáncer de mama, indicó que las personas con las concentraciones más elevadas de 25-hidroxi-vitamina D, o 25(OH)D, tenían el riesgo más bajo de cáncer de mama. Los investigadores dividieron los informes de los participantes en ambos estudios en cinco grupos iguales, desde la concentración más baja de 25(OH)D (menos de 13 nanogramos por milímetro, 13 ng/ml) hasta la más elevada (aproximadamente 52 ng/ml). Los datos incluían igualmente el hecho de que sujeto hubiese padecido o no un cáncer. Cedric Garland, coautor de estos estudios, declaró: «Los datos era muy claros y mostraban que las personas del grupo que presentaban las concentraciones sanguíneas más bajas de vitamina D tenían las tasas más altas de cáncer de mama y que esas tasas caían cuando la concentración sanguínea de 25(OH)D aumentaba. Las concentraciones séricas asociadas a una reducción del 50% del riesgo podrían mantenerse mediante la toma cotidiana de 2000 UI de vitamina D3 asociada, cuando el tiempo lo permite, a entre 10 y 15 minutos de exposición al sol6. »
El estudio sobre el cáncer colorrectal es un metanálisis de cinco estudios que exploraban la asociación entre las concentraciones sanguíneas de 25(OH)D y el riesgo de cáncer de colon. Todos estos estudios recogieron muestras de sangre de voluntarios con buena salud para medir la concentración en 25(OH)D. A continuación, se realizó el seguimiento de los sujetos durante 25 años para ver si presentaban o no un cáncer colorrectal. Como en el estudio anterior, se clasificaron los datos relativos a un total de 1448 sujetos en función de la concentración sérica de 25(OH)D y a continuación se dividieron en cinco grupos que iban de la más baja a la más alta.
Edward D. Gorham, uno de los coautores del estudio, comenté los resultados: «Este metanálisis mostró que aumentar las concentraciones séricas de 25(OH)D a 34 ng/ml reducía a la mitad la incidencia de cáncer colorrectal. Prevemos una reducción en dos tercios de la incidencia con una concentración sérica de 46 ng/ml que corresponderían a la toma diaria de 2000 UI de vitamina D3. La mejor forma de obtenerla sería asociar la alimentación, los complementos nutricionales y entre 10 y 15 minutos de exposición diaria al sol7. »
Cedric F. Garland, especialista en prevención del cáncer, y sus colegas de Moores Cancer Center de la Universidad de California en San Diego, realizaron estos dos metanálisis. A continuación combinaron los datos extraídos de diferentes estudios realizados en 15 países entre 1966 y 2004 sobre la concentración sérica de vitamina D durante el invierno. El nivel de radiación solar y la cobertura nubosa se midieron por satélite en estos 15 países. Después aplicaron estos datos a 177 países para evaluar las concentraciones sanguíneas medias de metabolito de vitamina D de sus habitantes. Los autores estiman que 250 000 casos de cáncer de color y 350 000 de cáncer de mama podrían prevenirse cada año en el mundo aumentando el consumo de vitamina D3 especialmente en los países situados al norte del Ecuador8. Los dos estudios precedentes mostraron un efecto protector que comenzaba en concentraciones séricas de entre 24 y 32 ng/ml de 25(OH)D9.

Una acción protectora de la próstata

Recientes ensayos clínicos sugieren que la vitamina D y sus análogos podrían representar importantes tratamientos para el cáncer de próstata. Los datos experimentales indican que la forma activa de la vitamina D favorece la diferenciación celular inhibiendo la proliferación, la invasión y las metástasis de las células de cáncer de la próstata. Los científicos estudiaron los vínculos existentes entre la exposición al sol y el cáncer de próstata. Compararon a 450 hombres con cáncer de próstata avanzado con 450 sujetos sin cáncer. Constataron que los sujetos que tenían el grado más alto de exposición al sol tenían un riesgo de cáncer de próstata un 50% menos importante que los presentaban un nivel de exposición bajo. Creen que la exposición al sol protege a los hombres frente al cáncer de próstata al fomentar la síntesis de vitamina D. Teniendo en cuenta los vínculos existentes entre la exposición al sol y determinados tipos de cáncer de piel, estiman que sin embargo, sería preferible aumentar el aporte de vitamina D mediante complementos nutricionales y la alimentación10.
Otro estudio mostró que la vitamina D podría tener una función terapéutica en caso de cáncer de próstata. Se administró un complemento de 2000 UI de vitamina D a 16 hombres que habían recibido tratamiento previo por cáncer de próstata. Los investigadores realizaron un seguimiento durante dos años de sus niveles de antígeno específico de la próstata (PSA, un marcador de la recurrencia o la progresión del cáncer de próstata). En nueve pacientes los niveles de PSA disminuyeron o se mantuvieron estables cuando comenzó el aporte suplementario de vitamina D. En los pacientes cuyos niveles seguían aumentando, el aporte complementario ralentizó de manera significativa en un 75% su duplicación. (La tasa a la que aumenta o duplica la PSA está relacionada con el pronóstico de la enfermedad: cuanto más dura la duplicación, mejores son los resultados). Estos resultados indican que la vitamina D podría ayudar a prevenir o a ralentizar la recidiva o la progresión de la enfermedad en los pacientes tratados por un cáncer de próstata11.

Las deficiencias alteran la inmunidad

Los investigadores asociaron diferentes aspectos de la salud inmunitaria con deficiencias de vitamina D3. Esta última regula los linfocitos T que son importantes para el buen funcionamiento de un sistema inmunitario robusto. La vitamina D3 actúa como un modulador del sistema inmunitario, ya que previene la expresión excesiva de las citosinas inflamatorias y aumenta la eficacia destructora de los macrófagos. Además, estimula de forma importante la expresión de potentes péptidos antimicrobianos que existen en las células del sistema inmunitario, como los neutrófilos, los monocitos, las células asesinas naturales y las células que recubren el sistema respiratorio. Estos péptidos estimulados por la vitamina D3 desempeñan un importante papel en la protección de los pulmones frente a las infecciones. Además, las deficiencias de vitamina D3 incluyen en el desarrollo y la progresión de diferentes enfermedades autoinmunitarias.
Un artículo científico reciente presentaba pruebas convincentes de que las infecciones estacionarias, como la gripe, podrían ser consecuencia en realidad de una disminución de las concentraciones de vitamina D durante el período invernal y no de un aumento de la actividad vírica como se cree tradicionalmente desde hace mucho tiempo12. Los receptores de vitamina D están presentes en numerosas células del sistema inmunitario responsables de la destrucción de los virus y las bacterias. La vitamina D, que está menos disponible en invierno en el entorno, parece indispensable para una activación correcta de las células.

Beneficiosa en caso de insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca, o incapacidad del corazón para bombear suficientemente la sangre para responder a las necesidades del organismo, es una causa principal de muerte en los países industrializados. Los científicos creen que unos niveles elevados de citosinas proinflamatorias circulantes podrían contribuir a la insuficiencia cardíaca y que la vitamina D podría aportar una protección beneficiosa al ahogar a estos mediadores inflamatorios.
En un ensayo doble ciego, 123 pacientes con una insuficiencia cardíaca congestiva recibieron a diario y de forma aleatoria 2000 UI de vitamina D y 500 mg de calcio, o un placebo y 500 mg de calcio, durante 9 meses. Los pacientes que recibían el complemento vieron aumentar de forma importante sus niveles de citosina antiinflamatoria interleucina 10 y disminuir los de la citosina proinflamatoria del tumor necrosante de los tumores. Los científicos creen que al disminuir el medio inflamatorio de los pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, la vitamina D constituye un tratamiento prometedor13.

Podría ayudar a prevenir la diabetes

La vitamina D podría disminuir la predisposición a la diabetes de tipo II, ya que ralentiza la pérdida de sensibilidad a la insulina en los sujetos que presentan signos indicativos de esta enfermedad. Los investigadores estudiaron a 314 adultos sin diabetes a los que se administró a diario durante tres años 700 UI de vitamina D y 500 mg de calcio. Entre aquellos que tenían una glucemia ligeramente elevada en ayunas al inicio del estudio, el aporte complementario ralentizó su elevación y frenó el aumento de la insulinorresistencia en relación con los sujetos de control. Los investigadores llegaron a la conclusión que administrar un aporte complementario a las personas ancianas con una glucemia alterada podría ayudar a evitar el síndrome metabólico y la diabetes14.

Prevenir las caídas en las personas ancianas

En las personas ancianas, las caídas son frecuentes y se asocian a una morbilidad y una mortalidad significativas. Los trabajos sugieren que la vitamina D podría ayudar a evitarlas. Los estudios cruzados mostraron de hecho que las personas ancianas con concentraciones séricas más elevadas de vitamina D se caían con menor frecuencia. Un metanálisis observó que un aporte complementario en vitamina D ayudaba a reducir el riesgo de caídas del 22%15. Un estudio aleatorizado controlado mostró que un aporte complementario diario con 1200 mg de calcio y 800 UI de vitamina D3 durante tres meses reducía en un 49% el riesgo de caída en las personas ancianas en centros de larga estancia16.

Seguridad de la vitamina D

La vitamina D es por lo general bien tolerada por los adultos en dosos diarias que van hasta las 2000 UI. Diversas investigaciones indican que podrían incluso utilizarse sin riesgo y sin efectos secundarios hasta 1000 UI diarias17, aunque las autoridades sanitarias fijaron la dosis de seguridad en 100 UI/d. Esta es la constatación establecida por un equipo de investigadores tras haber examinado 21 estudios y ensayos clínicos bien diseñados realizados en seres humanos con dosis muy superiores a las recomendadas por las autoridades sanitarias. En Francia, la Agencia francesa de seguridad sanitaria (Afssa) estima que a un adulto le bastan 200 UI de vitamina D para mantener su buena salud (entre 400 y 600 UI en los ancianos) mientras que los científicos están convencidos de que las necesidades están cerca de las 1000 UI al día.



---------------------------------------------------------------------------------
Bibliografía:
1. Pérez-Lopez F.R., Vitamin D and its implications for musculoskeletal health in women: an update, Maturitas, 2007 June 28, e-pub ahead of print.
2. Le Boff M.S. et al., Occult vitamin D deficiency in postmenopausal US women with acute hip fracture, J. Am. Med. Assoc., 1999, 251: 1505-11.
3. Grant W.B., An estimate of premature cancer mortality in the US due to inadequate dose of solar ultraviolet-B radiation, Cancer, 2002 Mar 15, 94(6):1867-75.
4. Lieberman D.A. et al., Risk factors for advanced colonic neoplasia and hyperplastic polyps in asymptomatic individuals, J. Am. Med. Assoc., 2003, 290: 2959-67.
5. Lappe J. et al., Vitamin D and calcium supplementation reduces cancer risk: results of a randomized trial, Am. J. Clin. Nutr., 2007 June 8, 85(6): 1586-1591.
6. Cedric F. Garland et al., Vitamin D and prevention of breast cancer: Pooled analysis, The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, March 2007, vol. 103, issues 3-5: 708-711.
7. Gorham E.D. et al., Optimal vitamin D status for colorectal cancer prevention: a quantitative meta analysis, Am. J. Prev. Med., 2007 Mar, 32(3): 210-6.
8. Holt P.R. et al., Calcium plus vitamin D alters preneoplastic features of colorectal adenomas and rectal mucosa, 2006 Jan 15, 106(2): 287-96.
9. Garland C.F. et al., Nutrition Reviews, August 2007.
10. John E.M. et al., Sun exposure, vitamin D receptor gene polymorphisms and risk of advanced prostate cancer, Cancer Res., 2005 June 15, 65(12): 5470-9.
11. Woo T.C. et al., Pilot study: potential role of vitamin D (cholecalciferol) in patients with PS relapse after definitive therapy, Nutr. Cancer., 2005, 51(1):32-6.
12. Cannell J.J. et al., Epidemic influenza and vitamin D, Epidemiol. Infect., 2006 Dec, 134(6): 1129-40.
13. Schleithoff S.S. et al., Vitamin D supplementation improves cytokine profiles in patients with congestive heart failure : a double-blind, randomized, placebo-controlled trial, Am. J. Clin. Nutr., 2006 April, 83(4): 754-9.
14. Pittas A.G. et al., The effect of calcium and vitamin D supplementation on blood glucose and markers of inflammation in non-diabetic adults, Diabetes Care, 2007 Feb 2.
15. Bischoff H.A. et al., Effects of vitamin D on falls: a meta-analysis, JAMA, 2004 Apr 28, 291(16): 1999-2006.
16. Bischoff H.A. et al., Effects of vitamin D and calcium supplementation on falls: a randomized controlled trial, J. Bone Min. Res., 2003 Feb, 18(2): 343-51.
17. Hathckock J.N. et al., Risk assessment for Vitamin D, Am. J. Clin. Nutr., 2007 Jan, 85(1): 6-18.
Encargar los nutrientes citados en este artículo
Vitamin D3 1000 UI

Forma biodisponible de vitamina D3 en la dosis adecuada para todos

www.supersmart.com
Vitamin D3 5000 UI

Forma biodisponible de la vitamina D3 para una absorción óptima

www.supersmart.com
MK-7 90 mcg + Vitamin D3

Ahora en monodosis diarias. Una forma muy biodisponible de vitamina K2

www.supersmart.com
Descubre también
10-04-2019
Vitamina C: ¿Tenía razón Linus Pauling?
¿Confiaría usted en un hombre que ha recibido dos premios Nobel en dos categorías diferentes a lo largo de su vida? Es muy probable que...
Mas info
28-06-2017
Nutrición: ¿cómo alimentar bien a su cerebro?
Nuestro cerebro, auténtico centro de control de nuestro sistema nervioso central, debe procesar diariamente millones de informaciones. Ante este flujo permanente de datos, este órgano...
Mas info
30-04-2018
Unos investigadores descubren por qué el organismo...
Un estudio recientemente publicado en The Journal of the American Osteopathic Association muestra que la vitamina D no puede ser utilizada por el organismo correctamente...
Mas info
Síganos
Seleccione su idioma
esfrendeitnlpt

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar