Bienvenida   >  Desintoxicación  >  Contaminación, intoxicación, esta sustancia...
01-02-2017

Contaminación, intoxicación, esta sustancia protege incluso de los ataques químicos

carbone vegetale El 22 de abril de 1915, hacia las 17 horas, las tropas coloniales francesas de Martinica apostadas en las trincheras del frente de Ypres, vieron cernirse sobre ellas una gran nube gris verdosa...

Frente a ellos, el ejército alemán acababa de destapar 5730 bombonas de cloro, un gas mortal. Fue la primera utilización de un gas tóxico a gran escala en el frente [1].
El Estado Mayor francés, desamparado, encargó al farmacéutico Paul Lebeau crear una máscara para proteger a los soldados del gas.
En octubre de 1915 y gracias a un agente en Suiza, los servicios de información franceses consiguieron hacerse con una máscara alemana de última generación: la Gummischutzmaske [2].
Cuando Paul Lebeau realizó ensayos con esta máscara, constató que era totalmente hermética y muy eficaz; incluso mucho mejor que las máscaras francesas.
Pero Paul Lebeau quedó todavía más sorprendido cuando abrió el cartucho utilizado para filtrar el aire en el interior de la máscara. Esperaba descubrir un dispositivo de filtrado muy complejo. Y se quedó estupefacto al constatar que el cartucho contenía…
…carbón vegetal.

Una sustancia con una gran tecnología

En tiempos de guerra es vital que el material militar sea de gran solidez, ya que cada hombre que cae en el frente es una gigantesca pérdida para la nación.
Si los alemanes eligieron carbón para proteger a sus soldados de los gases mortales, es que estaban totalmente seguros de su eficacia y habían sometido a las Gummischutzmasken a las pruebas de calidad más rigurosas.
Tras su descubrimiento, Paul Lebeau se apresuró a reproducir la Gummischutzmaske. De este modo se salvaron miles de vidas.
En la actualidad, el carbón activo sigue utilizándose de forma generalizada. Se encuentra cada vez que hay problemas de descontaminación, desintoxicación e higienización. [3]. Sigue siendo una tecnología insuperable en relación con su coste irrisorio. Lo utilizan los hospitales, la industria automovilística e incluso la NASA [4, 5]

Lo encontrará:
    • en los filtros de aire de los refugios antiatómicos,
    • para descontaminar el agua potable,
    • para descafeinar el café,
    • para acumular hidrógeno,
    • para separar el oro de los minerales,
    • en los filtros de los cigarrillos,
    • para hacer vino blanco a partir de uvas tintas,
    • ... la lista continúa.
El carbón activo resiste todas las pruebas. Sin embargo, en la medicina convencional, su uso se reduce a los medicamentos químicos.

Otros tiempos, otras medicinas

A menudo se oye que la medicina natural solo es buena para afecciones menores o, por el contrario, para los casos desesperados, aquellos en los que han fracasado todos los remedios «serios, tangibles» (química, cirugía, láser, etc.).
Pero cuando la vida está en peligro, el reflejo inmediato es no recurrir jamás a las soluciones naturales. Sin embargo, el carbón activo debería ser una excepción. Su eficacia es tan grande que se utiliza inmediatamente después de una intoxicación.
En todos los tiempos ha sido un producto básico en los botiquines.
El papiro de Ebers, del año 1550 a.C., ya mencionaba su uso.
En el año 400 a.C., Hipócrates recomienda el carbón de madera para tratar la epilepsia, los vértigos, la clorosis y la «enfermedad del carbón».
En el siglo XIX los científicos demostraron ante la muchedumbre conmocionada que se podía sobrevivir a dosis mortales de venenos si se tomaba carbón activo de manera simultánea.
También se ha utilizado su eficacia para proteger a los soldados de infantería de la I Guerra Mundial de los gases mortales.
El carbón activado es tan potente que, si se toma a la vez que la píldora anticonceptiva, el efecto anticonceptivo se anula.
Ya no hay que demostrar su eficacia.

¿Cómo actúa el carbón activado?

Todo se debe a su capacidad de a-d-s-o-r-c-i-ó-n. Es decir, que el carbón es capaz de neutralizar los líquidos y los gases fijándolos en su superficie. Tras haber capturado las sustancias extrañas, el carbón activo se expulsa del cuerpo por las vías naturales.
La capacidad de adsorción del carbón activo es de hecho prodigiosa. Capacidad que se le confiere durante el proceso de fabricación.
Para obtener carbón vegetal activado, hay que pasar de forma sucesiva por un proceso de carbonización y después de activación.
La etapa de carbonización consiste en calentar madera o turba entre 600°C y 900°C, al abrigo del aire, lo que, además, garantiza la ausencia de contaminación relacionada con la fabricación.
La materia carbonizada se tritura en forma de gránulos o polvo y vuelve a calcinarse entre 700 °C y 1100 °C y se somete a vapores de agua, aire o gas oxidantes. Este procedimiento de activación permite que aparezcan microporos capaces de «adsorber» hasta 178 veces su volumen (para el amoníaco) [4]. 50 gramos de carbón encierran 5000 millones de poros.
La superficie de contacto del carbón activado es increíble: 1 cm3 de carbón activado posee una superficie de contacto de 1 km2.
Esto explica los increíbles resultados que se han obtenido con el carbón activado.

Eficacia para prevenir y curar

El carbón vegetal actúa como un purificador sobre los riñones, el hígado y los intestinos. Tiene una eficacia indudable en situaciones de urgencia (intoxicaciones graves, envenenamientos, picaduras de insectos, mordeduras de serpiente, arañas, garrapatas...) y esta sigue siendo su principal utilización en el entorno hospitalario, en el que se recurre al carbón cuando los medicamentos no pueden hacer nada. Pero este producto sencillo y natural también puede ser eficaz para tratar pequeñas afecciones diarias.

A continuación se presenta una lista, que no pretende ser exhaustiva, de todas las indicaciones terapéuticas del carbón vegetal que se han validado científicamente:
    • intoxicaciones medicamentosas o alimentarias;
    • problemas digestivos: mal aliento (halitosis), hipo crónico, dolores abdominales, flatulencias, diarreas, diarrea del viajero;
    • problemas de hígado: colesterol, triglicéridos;
    • mordeduras de serpiente o picaduras de insectos;
    • ORL e higiene dental.
Algunos profesionales sanitarios recomiendan la utilización del carbón activo para la desintoxicación de los metales pesados. Pero hay que saber que los metales pesados que se han introducido hace tiempo en el organismo quedan atrapados en las grasas corporales y resultan inaccesibles para el carbón vegetal, que no pasa a la sangre.
En cambio, extiende sus efectos purificadores sobre todas las sustancias químicas que ingerimos a diario y que pueden mantenerse en el intestino: productos químicos agrícolas, aditivos alimentarios, detergentes, disolventes orgánicos...
Es urgente que el carbón vegetal activado recupere su lugar en los botiquines. Toda la población debe reaprender a utilizarlo en caso de urgencia. Pero también debe utilizarse como tratamiento para desintoxicar de manera habitual el organismo.
A pesar de ello, el carbón activo no es la única sustancia eficaz para absorber los venenos.

Zeolita clinoptilolita, indispensable para completar el carbón

Durante la I Guerra Mundial, las máscaras de gas contenían con frecuencia zeolita para capturar los gases mortales del mismo modo que el carbón vegetal.
La zeolita es un mineral natural de origen volcánico que posee microporos en forma de alveolos. La zeolita clinoptilolita completa bien al carbón activado, ya que es eficaz para neutralizar los metales pesados. Además, tiene un efecto antioxidante y fortificante [6].
Los estudios mostraron que la zeolita está cargada negativamente. Esto quiere decir que captura las micropartículas de carga positiva. Esta es una ventaja excepcional y poco frecuente en la naturaleza.
Al combinar carbón activado y zeolita clinoptilolita, se obtiene una solución eficaz contra la contaminación, los metales pesados, como en las amalgamas dentales, la enfermedad de Lyme... Y se utiliza en caso de intoxicación o para un tratamiento regular.



Bibliografía:

[1] Wikipédia, Gaz de combat de la Première Guerre mondiale, le 18 février 2014.
[2] Gas masks from all the world, France
[3] Wikipédia, Charbon actif, le 18 février 2014
[4] Dossier Charbon, Vérités Santé Pratique
[5] NASA, Carbon Nanotubes for Removal of Toxic Gases in Life Support Systems
[6] Résumé d'études scientifiques sur le mode d'action de la zéolithe clinoptilolite, Panaceomed
Encargar los nutrientes citados en este artículo
Charcoal 400 mg

Potente desintoxicador enteroabsorbente y antídoto científicamente validado.

www.supersmart.com
Zeolite Clinoptilolite 250 g

Un quelante natural potente y polivalente de múltiples aplicaciones desintoxicantes

www.supersmart.com
Descubre también
22-02-2017
Combatir el estreñimiento crónico y mantener un...
En la época de Luis XIV, un gran estreñido crónico, los médicos que lo cuidaban tenían por costumbre preguntarle «¿Cómo vais?», que se sobreentendía como...
Mas info
18-06-2018
Las 10 frutas y verduras que hacen...
Usted ya lo sabe después de haber leído nuestro expediente sobre los pesticidas , el envenenamiento de todo el planeta continúa avanzando a un ritmo...
Mas info
19-12-2018
Prevenir determinados efectos nefastos del alcohol
Las fiestas de fin de año multiplican las ocasiones de consumir alcohol. Si el champán o el vino consumidos con moderación pueden tener algún efecto...
Mas info

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar