Bienvenida   >  Diabetes y control de glucosa sanguinea  >  Tras un tratamiento natural...
24-09-2018

Tras un tratamiento natural de varios meses ya no tienen diabetes

BerberineNingún tratamiento permite curar definitivamente la diabetes. Es una enfermedad crónica y es necesario un tratamiento durante toda la vida . “¿Ha oído usted mil veces este discurso? A partir de ahora, usted podrá decir que es falso. Un nuevo estudio acaba de demostrar que una pérdida de peso importante (más de 10 kg) y duradera (un año como mínimo) puede invertir los procesos implicados en la diabetes tipo 2.


Esto es un seísmo que ha sacudido al mundo médico. Hasta hace muy poco, se creía que la pérdida de sensibilidad a la insulina de las células grasas y los fallos de las células beta pancreáticas que se producen en la diabetes tipo 2 eran irreversibles. Un experimento de gran envergadura realizado por el Diabetes Remission Clinical Trial (DiRECT) acaba de aniquilar esta certeza: más de la mitad de las personas que padecen diabetes tipo 2 han podido recuperar un estado no diabético a largo plazo gracias a una pérdida de peso importante y a su mantenimiento durante 12 meses como mínimo.

Para lograrlo, los voluntarios evidentemente tuvieron que seguir una dieta baja en calorías volviendo a aprender a la vez a comer mejor y a disminuir la glucemia de manera natural. Muy rápidamente, el contenido de grasa de su hígado y el de su páncreas (dos signos reveladores de diabetes) disminuyeron, pero hubo que esperar varios meses para que las células beta pancreáticas recuperaran su estado inicial y para que la sensibilidad a la insulina volviera a ser significativa.

¿Cómo han podido estas personas curarse de la diabetes?

Durante las comidas o los tentempiés, aportamos a nuestro organismo una afluencia masiva de nutrientes de todo tipo que servirán de combustible al conjunto de nuestras células. Sin estos nutrientes, las células no serían capaces de sobrevivir bien mucho tiempo: éstas extraen la energía que les permite asegurar todas sus funciones fisiológicas. Pero para ello, es imperativo que los aportes de energía sean constantes: ¡el menor periodo de hambre sería fatal para éstas! Una lavadora funciona siempre que reciba una corriente eléctrica continua. Si usted desenchufa el cable que la conecta a la toma eléctrica, usted la priva inmediatamente de energía y la máquina se para. Esto es algo parecido a lo que pasaría a las células si los aportes energéticos no fueran continuos. Con una diferencia: cuando usted vuelve a enchufar la máquina, ésta normalmente vuelve a funcionar mientras que la célula, privada demasiado tiempo de energía, no se recupera jamás.

Por tanto, el organismo ha imaginado un sistema de regulación que le permite aportar siempre la misma cantidad de combustible a las células a través de la circulación sanguínea. Es un sistema perfectamente eficaz que estabilizará el contenido de glucosa en la sangre. ¿Por qué en glucosa? Porque es uno de los nutrientes más energéticos y porque las enzimas digestivas transforman muchas moléculas grandes en glucosa.


Cuando las cantidades de glucosa en la sangre aumentan, por ejemplo, después de una comida, un grupo de células situadas en el páncreas (las células beta pancreáticas) libera una sustancia que ordenará su absorción en las células musculares y las células grasas y permitirá de esa manera recuperar un nivel de azúcar en sangre normal. Esta sustancia, es la insulina. Respecto al azúcar, almacenado en forma de grasas o de glucógeno, podrá ser reintroducido más tarde en la sangre, en caso de necesidad.


En las personas con diabetes tipo 2, este sistema falla cada vez más. Al principio, es probablemente un problema de alimentación . Unos aportes demasiado altos en calorías o demasiado desequilibrados provocan regularmente grandes cantidades de azúcares en la sangre. El organismo reacciona, como está previsto, liberando insulina masivamente, lo que lleva al almacenamiento de los azúcares excedentarios en forma de grasas. Si estas malas decisiones alimenticias son ocasionales, no causarán ningún problema, pero si se hacen recurrentes, las sorpresas no se harán esperar. De manera lenta pero segura, las células grasas se inflan como globos, empujando la aguja del equilibrio cada vez más lejos en el eje de los kilos. Al cabo de un momento, estas reservas inútiles comienzan seriamente a convertirse en molestas, sobre todo en el abdomen. Éstas deberían normalmente incitar a las personas a retomar el control lo más rápidamente posible, pero si se hace caso omiso de esa señal, la patogénesis de la diabetes continúa.


A medida que las células grasas se hacen más grandes, dejan entrar nuevas reservas energéticas a regañadientes. Se dice que éstas se hacen poco a poco resistentes a la insulina: la molécula ya no logra hacerse obedecer tan eficazmente como antes. La consecuencia inevitable de esto es que el azúcar que debería en condiciones normales estar almacenado en las células de reserva se queda en la circulación sanguínea, lo que lleva lógicamente a un aumento del nivel de azúcar en sangre. Se dice que las personas se encuentran en un estado de hiperglucemia crónica. Es una situación peligrosa que puede provocar la degradación progresiva de los nervios, de los vasos sanguíneos, de los ojos y de los riñones. Además, ésta es tan peligrosa que el organismo pone en marcha inmediatamente una estrategia de defensa: hace liberar más insulina a través de las células beta pancreáticas del páncreas. Como las células grasas ya no obedecen tan bién como antes a la insulina, estas se verán confrontadas a cantidades todavía mayores de la misma molécula. Es una estrategia pertinente, pero debe reajustarse constantemente para compensar la resistencia cada vez mayor de las células grasas. Llega un momento en que la resistencia se convierte casi en una insurrección. Para lograr hacer que entre azúcar en las células y mantener una glucemia aceptable, es preciso liberar cantidades astronómicas de insulina, lo que exige a las células beta pancreáticas un ritmo de producción desenfrenado, imposible de mantener en el tiempo. Por tanto, no es de sorprender que, al cabo de un cierto tiempo, éstas se rindan. Las células beta que han sobrevivido las dosis elevadas de glucosa en sangre pierden progresivamente su capacidad para secretar insulina. Éste es un momento especialmente dramático, ya que la insulina es la única hormona del organismo capaz de reducir la glucemia. Sin ella, la glucemia se hace muy aleatoria y provoca trastornos de la salud que pueden ser muy graves.


Esta incapacidad para producir cantidades normales de insulina es la que nosotros pensábamos que era irreversible. Ahora bien, las conclusiones del estudio mencionado son rotundas: las células beta pancreáticas pueden reaprender a producir insulina y volverse “normales” a condición de que la diabetes no lleve instalada más de 10 años, Para ello, es necesario que desaparezcan los factores que han llevado a la transformación de las células beta pancreáticas. Dicho de otra manera, hay que actuar en los tres grandes mecanismos que entran en juego en el desarrollo de la diabetes:


  • La mala alimentación que lleva a un exceso de peso.
  • El exceso de peso que lleva a una resistencia de las células a la insulina.
  • La resistencia de las células a la insulina que lleva en primer lugar a un aumento de la producción de insulina, y posteriormente a una disminución progresiva relacionada con la perdida de secreción de las células beta pancreáticas.

Foie et pancréas, avant et après la perte de poids

¿Cómo reaccionar lo más rápidamente posible y combatir la diabetes de forma natural?

El estudio nos muestra que se puede curar de la diabetes a condición de no esperar demasiado tiempo: al cabo de 10 años con diabetes, parece ser que las células beta pancreáticas están demasiado afectadas para volver a ser “normales” y producir de nuevo insulina en cantidad suficiente.


Presentamos 3 planes de acción para lograrlo:


  • Actuar sobre el exceso de peso, especialmente a nivel abdominal para mejorar la resistencia a la insulina.
  • Actuar en la glucemia para que las células beta pancreáticas no se fatiguen al producir insulina.
  • Actuar en las complicaciones de la diabetes para evitar la aparición de nuevos problemas de salud.

Durante años, los investigadores han intentado identificar un medicamento capaz de actuar en los tres frentes a la vez. Creyeron que lo habían logrado varias veces, pero cada una de las sustancias comercializadas como medicamentos provocaban efectos secundarios importantes o no estaban adaptadas a ciertas personas. Desde hace poco un producto natural es objeto de atención: la berberina . Es una sustancia extraída del agracejo, un arbusto que puede alcanzar de 2 a 3 metros de altura, que se utiliza tradicionalmente desde hace milenios para “purificar la sangre” y tratar las afecciones inflamatorias. Así pues, una vez más, la comunidad científica se ha dirigido a la medicina tradicional. Una vez más, con razón.


Unos estudios recientes demuestran que la berberina es un candidato perfecto (1) para el tratamiento de la diabetes. Ésta presenta efectos antihiperglucemiantes y antihiperlipidémicos notables influyendo a la vez positivamente en el peso (2-5). La única razón que explica por qué todavía no es conocida por todo el mundo es porque su mecanismo de acción preciso sigue sin ser comprendido por la investigación. En realidad, al contrario que los medicamentos, parece ser que ésta puede influir en numerosos mecanismos relacionados con el control de la glucemia, con la lipogénesis (el proceso de reserva energética de las células grasas) o la sensibilidad a la insulina. El esquema a continuación muestra la influencia que ésta ejerce en un número considerable de factores y receptores celulares.


La berberine et son impact sur les mécanismes cellulaires

La berberina es un antihiperglucémico. Ésta actúa en el metabolismo de la glucosa aumentando la secreción de insulina (6) (lo que estimula la entrada de glucosa en las células), mejorando la sensibilidad de las células a la insulina y estimulando la glucólisis (utilización de glucosa) (7-8). Ésta interfiere también en el intestino delgado con la glucosidasa, una enzima encargada del transporte de la glucosa a través del epitelio intestinal. Por tanto, probablemente ésta ralentiza la absorción de la glucosa en el organismo (9).

La berberina es un antiadipogénico. Ésta disminuye la glucemia, pero no por eso ésta aumenta el volumen de las células grasas. Al contrario: la berberina posiblemente disminuye la expresión de varios genes (mediante la disminución de ciertos factores de transcripción) directamente relacionados con el tejido adiposo y a la adipogénesis (10).

La berberina es un potente antioxidante . Unos estudios recientes han mostrado que la generación de radicales libres, asociada a la resistencia a la insulina, provoca daños y suicidios masivos de las células beta pancreáticas (11-13). Además, el estrés oxidativo contribuye directamente al desarrollo de las complicaciones crónicas de la diabetes tales como las nefropatías, las retinopatías o las neuropatías (14). Ahora bien, la berberina es reconocida también por su capacidad para atenuar la oxidación, especialmente regulando al alza varios antioxidantes endógenos como la superóxido dismutasa (SOD) y el glutatión, principalmente en el hígado (15-16). Su efecto beneficioso en el estrés oxidativo ha sido observado en personas en un estudio clínico: se ha podido registrar una bajada espectacular de los marcadores de la oxidación al cabo de un mes de ingesta de complementos de berberina.

La berberina es un excelente antiinflamatorio. El papel de la inflamación en la patogénesis de la diabetes está muy bien documentado (17). Se sabe que numerosas citocinas proinflamatorias participan en el desarrollo de la resistencia a la insulina. Y también en este caso, la berberina parece intervenir reduciendo la actividad de estas citocinas (18-20).


La constatación es idéntica si sólo se tiene en cuenta los ensayos clínicos realizados en personas . En ciertos estudios, los efectos antidiabéticos de la berberina han sido incluso superiores a los tratamientos medicamentosos habituales (22). Estos trabajos recientes confirman que la biodisponibilidad por vía oral de la berberina es muy real, contrariamente a lo que creían inicialmente algunos investigadores. Si la concentración sanguínea de la berberina es baja tras su administración oral, eso se debe a que ésta es rápidamente distribuida hacia los órganos como el hígado o el páncreas, donde ésta es metabolizada en varios metabolitos activos (23).


Por otra parte, basta con leer las numerosas opiniones de personas que se han decidido a tomar berberina para convencerse de su impresionante poder. Estos extractos se refieren al producto Berberine 500 mg (Berberina 500 mg) , un superventas de origen 100 % natural y de una pureza inigualada en el mercado:


  • Acabo de hacer mi tercer pedido (para 3 meses): eficaz desde el primer trimestre para hacer bajar la glucemia...”, Frédérique Lucas.
  • ¡Sorprendentemente eficaz! A la vista de los análisis, mi médico ha tenido miedo ”, Jean Claude Escande.
  • Nosotros utilizamos la berberina para reducir el nivel de glucemia y a nosotros nos funciona ”, Yolande Niquet.
  • Para mí es un producto genial ya que me permite bajar mi diabetes tipo 2 mientras que todos los medicamentos clásicos no tenían ningún efecto con muchos efectos secundarios especialmente de hipoglucemia ”, Annie Parlanti.
  • Yo puedo recomendar este producto que he tomado como sustitución de un producto alopático que no ha solucionado nada durante años. Después de tomar Berberina durante 3 meses, todos los indicadores de glucemia habían mejorado según los resultados de los análisis ”, Gaston Simon.
  • ¿A los 75 años? Con diabetes tipo 2, mi médico se ha quedado asombrado cuando le dije que gracias a la berberina mi diabetes había vuelto a un nivel normal ”.
  • Hace 3 años que tomo berberina y mi diabetes ha bajado considerablemente, al tener además unos buenos hábitos alimenticios y andar regularmente. Los médicos tienen dificultades a la hora de admitirlo, pero cuando ven los resultados de mis análisis, no tienen más remedio que rendirse. Nunca he tenido efectos secundarios, sino lo contrario, efectos beneficiosos en todo el organismo, y ya no tengo infecciones urinarias. Recomiendo vivamente este producto ”, Sophie Dujardin.

Para ver el resto de los testimonios: opiniones sobre la berberina.


En realidad, el éxito popular de la berberina se explica por su eficacia medible. Como la glucemia es algo que los diabéticos controlan frecuentemente, la acción de la berberina es inmediatamente verificable. Y nadie puede decir que “es algo psicológico “: se trata de algo estrictamente “objetivo”. Algo que aparece claramente en los resultados de los análisis.

5 astucias naturales para combatir e invertir la diabetes

El estudio mencionado al principio de este artículo muestra la necesidad de perder peso para deshacerse definitivamente de la diabetes, pero los participantes han estado estrictamente supervisados por los investigadores. ¿Cómo lograr perder más de 10 kg de manera sana y duradera y a la vez reducir progresivamente su glucemia, sin beneficiarse de esa supervisión? Rodeándose de profesionales de la salud, apoyándose en ayudas naturales y respetando instrucciones simples. Presentamos 5 que son imprescindibles para lograr invertir la diabetes:


1) Métase (o vuelva a meterse) en la cocina . Éste es el consejo más importante para lograr perder peso abdominal: deje de consumir esos alimentos ultraprocesados que contienen todo lo peor para su diabetes: sal, ácidos grasos saturados, azúcares escondidos (especialmente fructosa), fuentes de radicales libres… Cocine todos sus platos con productos crudos, dando una parte prominente a las verduras, y usted ya habrá dado un paso enorme hacia su objetivo.

2) Apóyese en la berberina . Los efectos de la berberina en la glucemia y en el proceso de la lipogénesis son suficientemente impresionantes como para integrarla en un programa de varios meses (de 500 a 1.000 mg al día). Es una ayuda valiosa tanto a corto plazo (los episodios de hiperglucemia son peligrosos) como a largo plazo (ésta contribuye a reducir la resistencia a la insulina).

3) Ponga su confianza en alimentos con un bajo índice glucémico . Hoy en día está reconocido que tener en cuenta el índice glucémico de los alimentos aporta beneficios en las personas diabéticas. Una alimentación con un bajo índice glucémico permite tener una glucemia menos elevada, un mejor nivel de lípidos en sangre y un mayor control del peso.

4) Reconcíliese con las fibras alimenticias . Las fibras solubles, que consumimos cada vez menos, son imprescindibles para todas las personas que deseen invertir la diabetes. Éstas permiten retrasar la absorción de la glucosa y contribuye a la vez a reducir los excesos de peso y a disminuir la glucemia. Se recomienda a las personas diabéticas que consuman entre 25 y 50 g de fibras al día, mediante frutas y verduras (nabos, espárragos, brócolis, coles, judías, cebollas, alcachofas, naranjas, peras, manzanas …) o mediante complementos de fibras (el psyllium, que hay que consumir con un vaso de agua durante las comidas, es formidable: disminuye los niveles de glucosa y de insulina de un 10 a un 20 % (24)).

5) Confíe en los antioxidantes . Los antioxidantes que se encuentran en todas las frutas y verduras (y sobre todo los más coloridos) no engañan nunca. Son indispensables para combatir numerosas patologías y la diabetes no es ninguna excepción: el estrés oxidativo que se manifiesta en esta patología provoca complicaciones muy conocidas como la aterosclerosis, la insuficiencia renal o incluso la retinopatía.


Estudio principal del artículo:

Roy Taylor, Ahmad Al-Mrabeh, Sviatlana Zhyzhneuskaya, Carl Peters, Alison C. Barnes, Benjamin S. Aribisala, Kieren G. Hollingsworth, John C. Mathers, Naveed Sattar, Michael E.J. Lean. Remission of Human Type 2 Diabetes Requires Decrease in Liver and Pancreas Fat Content but Is Dependent upon Capacity for β Cell Recovery. Cell Metabolism, 2018; DOI: 10.1016/j.cmet.2018.07.003


Referencias

  1. Ma X, Chen Z, Wang L, Wang G, Wang Z, Dong X, Wen B and Zhang Z (2018) The Pathogenesis of Diabetes Mellitus by Oxidative Stress and Inflammation: Its Inhibition by Berberine. Front. Pharmacol. 9:782. doi: 10.3389/fphar.2018.00782
  2. Yin, J., Xing, H., and Ye, J. 2008. Efficacy of berberine in patients with type 2 diabetes mellitus. Metabolism, 57(5): 712–717. doi:10.1016/j.metabol.2008.01. 013. PMID:18442638.
  3. Zhang, H., Wei, J., Xue, R., Wu, J.D., Zhao, W., Wang, Z.Z., et al. 2010. Berberine lowers blood glucose in type 2 diabetes mellitus patients through increasing insulin receptor expression. Metabolism, 59(2): 285–292. doi:10.1016/j. metabol.2009.07.029. PMID:19800084.
  4. Zhao, W., Xue, R., Zhou, Z.X., Kong, W.J., and Jiang, J.D. 2008. Reduction of blood lipid by berberine in hyperlipidemic patients with chronic hepatitis or liver cirrhosis. Biomed. Pharmacother. 62(10): 730–731. doi:10.1016/j.biopha.2008. 01.007. PMID:18337056
  5. Banach, M., Patti, A. M., Giglio, R. V., Cicero, A. F. G., Atanasov, A. G., and Bajraktari, G., et al. (2018). The role of nutraceuticals in statin intolerant patients: position paper from an international lipid expert panel. J. Am. Coll. Cardiol. 72, 96–118. doi: 10.1016/j.jacc.2018.04.040
  6. Yu, Y., Liu, L., Wang, X., Liu, X., Liu, X., Xie, L., and Wang, G. 2010. Modulation of glucagon-like peptide-1 release by berberine: in vivo and in vitro studies. Biochem. Pharmacol. 79(7): 1000–1006. doi:10.1016/j.bcp.2009.11.017. PMID: 19945441.
  7. Ko, B.S., Choi, S.B., Park, S.K., Jang, J.S., Kim, Y.E., and Park, S. 2005. Insulin sensitizing and insulinotropic action of berberine from Cortidis rhizoma. Biol. Pharm. Bull. 28(8): 1431–1437. doi:10.1248/bpb.28.1431. PMID:16079488.
  8. Chang, W., Zhang, M., Li, J., Meng, Z., Wei, S., Du, H., et al. 2013. Berberine improves insulin resistance in cardiomyocytes via activation of 5=-adenosine monophosphate-activated protein kinase. Metabolism, 62(8): 1159–1167. doi: 10.1016/j.metabol.2013.02.007. PMID:23537779.
  9. Pan, G.Y., Huang, Z.J., Wang, G.J., Fawcett, J.P., Liu, X.D., Zhao, X.C., et al. 2003. The antihyperglycaemic activity of berberine arises from a decrease of glucose absorption. Planta Med. 69(7): 632–636. doi:10.1055/s-2003-41121. PMID: 12898419
  10. Rosen, E.D., and MacDougal, O.A. 2006. Adipocyte differentiation from the inside out. Nat. Rev. Mol. Cell Biol. 7(12): 885–896. doi:10.1038/nrm2066. PMID: 17139329.
  11. Evans, J.L., Maddux, B.A., and Goldfine, I.D. 2005. The molecular basis for oxidative stress-induced insulin resistance. Antioxid. Redox Signal. 7(7–8): 1040– 1052. doi:10.1089/ars.2005.7.1040. PMID:15998259.
  12. Scivittaro, V., Ganz, M.B., and Weiss, M.F. 2000. AGEs induce oxidative stress and activate protein kinase C-beta(II) in neonatal mesangial cells. Am. J. Physiol. Renal Physiol. 278(4): F676–F683. PMID:10751230.
  13. Kaneto, H., Xu, G., Fujii, N., Kim, S., Bonner-Weir, S., and Weir, G.C. 2002. Involvement of c-Jun N-terminal kinase in oxidative stress-mediated suppression of insulin gene expression. J. Biol. Chem. 277(33): 30010–30018. doi:10. 1074/jbc.M202066200. PMID:12011047.
  14. Rosen, P., Nawroth, P.P., King, G., Moller, W., Tritschler, H.J., and Packer, L. 2001. The role of oxidative stress in the onset and progression of diabetes and its complications: a summary of a Congress Series sponsored by UNESCO-MCBN, the American Diabetes Association and the German Diabetes Society. Diabetes Metab. Res. Rev. 17(3): 189–212. doi:10.1002/dmrr.196. PMID:11424232.
  15. Zhou, J.Y., and Zhou, S.W. 2011. Protective effect of berberine on antioxidant enzymes and positive transcription elongation factor b expression in diabetic rat liver. Fitoterapia, 82(2): 184–189. doi:10.1016/j.fitote.2010.08.019. PMID:20828602.
  16. Tang, L.Q., Wei, W., Chen, L.M., and Liu, S. 2006. Effects of berberine on diabetes induced by alloxan and a high-fat/high-cholesterol diet in rats. J. Ethnopharmacol. 108(1): 109–115. doi:10.1016/j.jep.2006.04.019. PMID:16759828.
  17. Dorota Zozulinska, B.W.-W. 2006. Type 2 diabetes mellitus as inflammatory disease. Diabetes Res. Clin. Pract. 74(Suppl.): S12–S16. doi:10.1016/j.diabres. 2006.06.007.
  18. Jiang, Q., Liu, P., Wu, X., Liu, W., Shen, X., Lan, T., et al. 2011. Berberine attenuates lipopolysaccharide-induced extracelluar matrix accumulation and inflammation in rat mesangial cells: involvement of NF-kappaB signaling pathway. Mol. Cell. Endocrinol. 331(1): 34–40. doi:10.1016/j.mce.2010.07.023. PMID: 20674665
  19. Lee, C.H., Chen, J.C., Hsiang, C.Y., Wu, S.L., Wu, H.C., and Ho, T.Y. 2007a. Berberine suppresses inflammatory agents-induced interleukin-1beta and tumor necrosis factor-alpha productions via the inhibition of IkappaB degradation in human lung cells. Pharmacol. Res. 56(3): 193–201. doi:10.1016/j.phrs.2007.06.003. PMID:17681786.
  20. Mo, C., Wang, L., Zhang, J., Numazawa, S., Tang, H., Tang, X., et al. 2014. The crosstalk between Nrf2 and AMPK signal pathways is important for the antiinflammatory effect of berberine in LPS-stimulated macrophages and endotoxin-shocked mice. Antioxid. Redox Signal. 20(4): 574–588. doi:10.1089/ ars.2012.5116. PMID:23875776.
  21. Goguet-Rubio, P., Seyran, B., Gayte, L., Bernex, F., Sutter, A., and Delpech, H. (2016). E4F1-mediated control of pyruvate dehydrogenase activity is essential for skin homeostasis. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 11, 11004–11009. doi: 10.1073/pnas.1602751113
  22. Zhang, H., Wei, J., Xue, R., Wu, J.D., Zhao, W., Wang, Z.Z., et al. 2010. Berberine lowers blood glucose in type 2 diabetes mellitus patients through increasing insulin receptor expression. Metabolism, 59(2): 285–292. doi:10.1016/j. metabol.2009.07.029. PMID:19800084.
  23. Tan XS, Ma JY, Feng R, et al. 2013. Tissue distribution of berberine and its metabolites after oral administration in rats. PLoS One 8: e77969.
  24. Bajorek SA, Morello CM. Effects of dietary fiber and low glycemic index diet on glucose control in subjects with type 2 diabetes mellitus. Ann Pharmacother. 2010 Nov;44(11):1786-92. Epub 2010 Oct 19.
Encargar el nutriente citado en este artículo
Berberine 500 mg

Extracto puro a un 97 % procedente del agracejo (Berberis vulgaris)

www.supersmart.com
Descubre también
24-12-2018
La berberina: un sueño hecho realidad para...
Cada vez más de ustedes comparten con nosotros sus testimonios sobre la berberina, una sustancia extraída del agracejo (Berveris vulgaris) que hace milagros para disminuir...
Mas info

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar