Bienvenida   >  Sistema Inmunitario  >  Gripe, Resfriado y Bronquitis:...
11-02-2019

Gripe, Resfriado y Bronquitis: los 2 mejores medios de evitarlos

grippeEn invierno, prácticamente todas las personas están expuestas al virus de la gripe, pero sólo una parte de ellas están realmente infectada. ¿Cómo explicar esta desigualdad?
Contrariamente a lo que se piensa a menudo, el hecho de coger un resfriado o una mala gripe no se debe solamente a la mala suerte de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Cuando nuestro organismo entra en contacto con los virus, el hecho de enfermar va a depender de una cosa esencial: la calidad de la respuesta inmunitaria inmediata frente a los agresores. Una respuesta demasiado débil o demasiado lenta y se produce la infección. Al contrario, una respuesta inmunitaria adaptada permite al organismo rechazar victoriosamente al asaltante. Así, sin saberlo, su sistema inmunitario triunfa regularmente sobre los ataques adversos y le ahorra muchos momentos penosos. Sin embargo, en algunas personas, las respuestas no parecen nunca óptimas : frente a los intrusos, éstas vacilan demasiado rápidamente, sin explotar todo su potencial defensivo, y se ponen enfermas a la menor ocasión.
No obstante, para salir de esta maldición o simplemente maximizar sus probabilidades de no enfermar este invierno, hay soluciones validadas científicamente. Una de ellas se basa en el rey de los antioxidantes: el glutatión.

1) La N acetilcisteína, o cómo eludir el sistema brillantemente

El glutatión, sintetizado en el hígado, es una de las armas antioxidantes más potentes concebidas por el organismo y muy implicado en el sistema inmunitario. Cuando su concentración aumenta, el número y la actividad de los linfocitos T-CD4, unos intermediarios de la respuesta inmunitaria, también aumentan, lo que contribuye a una mejora global del sistema de defensa 1. Los investigadores incluso han descubierto recientemente que el glutatión tenía un papel más específico en relación con los virus, y especialmente los de la gripe: éste posiblemente inhibe la actividad de los enzimas en los que se apoyan los virus para colonizar las células situadas en la boca y la garganta.

El auténtico problema es que un aporte complementario oral de glutatión no permite, como podría creerse, mejorar su sistema inmunitario. Unas proteínas presentes en el intestino parecen desactivarlo, reduciendo considerablemente su biodisponibilidad 2. A esto se añade otra dificultad: el glutatión tiene muchas dificultades en atravesar la membrana celular para ganar el terreno de batalla. En estado natural, no tiene que hacerlo ya que se sintetiza directamente en la célula. La astucia consiste por tanto en utilizar a uno de sus precursores, la N acetilcisteína (NAC), que no sólo presenta una excelente biodisponibilidad, sino que además puede atravesar fácilmente las membranas para llegar al interior de las células. Es allí donde ésta es a continuación transformada en cisteína, y después en glutatión. La estrategia es hábil.

Esta idea de rescatar las existencias de glutatión mediante la NAC 3 no se ha quedado en hipótesis mucho tiempo. Hoy en día se sabe que la operación es un éxito y que ésta participa en la reducción de los daños causados por las especies reactivas de oxígeno, estos compuestos que perjudican considerablemente nuestras respuestas inmunitarias. Los investigadores, al intentar medir sus efectos en la inmunidad, han podido constatar incluso que la N acetilcisteína reducía la producción de mediadores químicos proinflamatorios 4 y que ésta tenía una acción diluyente en las secreciones de los bronquios 5.

¿Cómo hacer para utilizar la NAC contra la gripe y las infecciones invernales?

Con la llegada del invierno, usted puede tomar una cápsula de N-Acetyl Cysteine (N acetilcisteína) (600 mg) al día en prevención. Si usted está realmente cansado y estresado o se siente debilitado, es posible duplicar la dosis.
Desde que usted note que aparecen los primeros síntomas , puede pasar a dos cápsulas o tres cápsulas de 600 mg al día. En ese momento todavía hay tiempo de reducir la intensidad del episodio gripal.

2) La vitamina C, la antiresfriado que no pasa de moda

Desde la aparición, en 1970, del best seller La Vitamine C contre le rhume: un prix Nobel vous dit comment éviter les rhumes et améliorer votre santé (La Vitamina C contra el resfriado: un premio Nobel le dice cómo evitar los resfriados y mejorar su salud) del único hombre en el mundo que ganó 2 premios Nobel (y que murió a la edad de 93 años), la vitamina C es un remedio bastante popular para prevenir el resfriado. Al contrario que el glutatión, es un antioxidante que el organismo no puede sintetizar y que por tanto debe ser aportado exclusivamente por la alimentación. Pero como éste, la vitamina C se opone al derrumbamiento del sistema inmunitario 6 disminuyendo instantáneamente los daños causados por las especies reactivas de oxígeno 7 que intervienen en un gran número de enfermedades y estados (estrés, falta de sueño, exposición a contaminantes, tabaquismo, etc.). Por tanto se trata de un perfecto complemento a la N acetilcisteína para aumentar la calidad de la respuesta inmunitaria .

¿Cuáles son nuestras auténticas necesidades de vitamina C?

Las investigaciones más recientes muestran que las cantidades óptimas de vitamina C se sitúan entre 400 mg y 1 g al día, lo que corresponde a un límite plasmático máximo de 80 ¼mol/L8. Por tanto, estamos muy lejos de las cantidades nutricionales recomendadas, que varían de 75 mg (Estados Unidos) a 110 mg (Francia y Bélgica) solamente. ¿Cómo explicar este desfase aberrante entre los conocimientos científicos y las recomendaciones nacionales? En realidad, estas recomendaciones datan de la época en la que la vitamina C estaba considerada como una simple molécula que curaba el escorbuto. Los científicos han determinado las dosis necesarias para prevenir esta enfermedad, y no se les ha ocurrido que ésta podía tener un interés para mejorar la salud en general.

Ahora, la pregunta es: ¿cómo procurarse 700 mg de vitamina C al día, mientras que para entre el 40 y el 60 % de la población, ya es un quebradero de cabeza conseguir los 110 mg recomendados por las autoridades? Sobre este punto, hay que ser pragmático. Los raros mamíferos que no sintetizan la vitamina C por sí mismos tienen una alimentación desbordante en vitamina C 9, que ya no es compatible con nuestras condiciones sedentarias. Para llegar a un consumo de 700 mg de vitamina C al día, he aquí lo que habría que comer cada día: 1 pimiento rojo, 1 kiwi, 1 naranja, 1 porción de brócoli, 1 zumo de pomelo, 1 zumo de naranja, 1 zumo de verduras, 4 coles de Bruselas, 1 porción de guisantes, 1 porción de coliflor, 1 porción de piña, 1 pimiento verde, 1 porción de fresas.

Todo esto asegurándose de que los productos estén frescos (lo que es imposible dado que no todos estos alimentos están disponibles en la misma estación) y de su calidad (sin pesticidas, que se hayan cultivado en un suelo rico, sin OGM organismos genéticamente modificados). Estará de acuerdo conmigo en que la dificultad es extrema.
La mejor solución se basa entonces en contar con los complementos nutricionales , a condición de saber escoger bien. La popularidad de la vitamina C también tiene inconvenientes: en el mercado se encuentran productos de calidad muy mala o exageradamente caros. Para ayudarle, he aquí las 5 cosas que hay que saber respecto a la vitamina C antes de comprarla:
1) La vitamina C de origen natural es idéntica a la vitamina C sintética. Su asimilación es estrictamente equivalente pero el precio de los productos de origen natural es muy superior. Habida cuenta de su equivalencia, hay que preguntarse si merece la pena
2) Los flavonoides que se encuentran en las frutas y las verduras aumentan la absorción de la vitamina C, a condición de que haya por lo menos 50 mg por comprimido.
3) La forma ácida ascórbica es la que se encuentra en las frutas y las verduras, pero las formas secas (como el ascorbato de sodio, el ascorbato de calcio, el ascorbil fosfato de magnesio tienen la ventaja de ser menos ácidas y de provocar menos dolores de estómago en las personas sensibles.
4) La forma liposomal (una mezcla de lecitina y de ácido ascórbico, encapsulada en una doble capa lipídica como en Liposomal Vitamin C) parece mejorar los niveles plasmáticos respecto a una administración más clásica de la molécula.
5) Los comprimidos no deben contener dosis demasiado fuertes, ya que es más eficaz repartir sus aportes en varias veces a lo largo del día.

¿Cómo hacer para utilizar la vitamina C contra la gripe y las infecciones invernales?

A lo largo de todo el año, usted puede tomar en prevención 3 comprimidos al día de Triple C (un complemento que reúne todas las condiciones descritas anteriormente), o de 3 a 6 semanas antes de las primeras epidemias.
Estas 2 soluciones prácticas, asociadas a un mejor control del estrés, un sueño mejor y una alimentación mejor, son los mejores medios de maximizar sus probabilidades de escapar a los problemas del invierno. Pero los beneficios no se acaban ahí: una mejora del sistema inmunitario permite también prevenir más eficazmente el desarrollo de los cánceres y de los trastornos cardiovasculares, así como favorecer la longevida. Todo está relacionado.



Referencias:
1. De Rosa SC, Zaretsky MD, Dubs JG, et al. N-acetylcysteine replenishes glutathione in HIV infection. Eur J Clin Invest 2000;30:915-29.
2. Lomaestro BM, Malone M. Glutathione in health and disease: pharmacotherapeutic issues. Ann Pharmacother 1995;29:1263-73.
3. Kelly GS. Clinical applications of N-acetylcysteine. Altern Med Rev 1998;3:114-27.
4. Gillissen A, Nowak D. Characterization of N-acetylcysteine and ambroxol in anti-oxidant therapy. Respir Med 1998;92:609-23.
5. Mucoactive drugs. Balsamo R, Lanata L, Egan CG. Eur Respir Rev. 2010 Jun 1;19(116):127-33.
6. Leibovitz B, Siegel BV. Ascorbic acid and the immune response. Adv Exp Med Biol 1981;135:1-25.
7. Padayatty SJ, Katz A, Wang Y, Eck P, Kwon O, Lee JH, Chen S, Corpe C, Dutta A, Dutta SK, Levine M. Vitamin C as an antioxidant: evaluation of its role in disease prevention. J. Am. Coll. Nutr. 2003;22:1835.
Encargar los nutrientes citados en este artículo
N-Acetyl Cysteine 600 mg

El precursor más eficaz y más inmediato del glutatión

www.supersmart.com
Liposomal Vitamin C 335 mg

Forma altamente biodisponible de vitamina C

www.supersmart.com
Triple C

3 formas sinergéticas de vitamina C + bioflavanoides

www.supersmart.com
Descubre también
03-01-2018
Los 8 secretos de las personas que...
Cada año, las mismas personas parecen librarse milagrosamente de las epidemias de gripe o de gastroenteritis. En realidad, la suerte no tiene nada que ver...
Mas info
25-09-2017
La PEA, el analgésico natural universal
Más conocida por las iniciales PEA, la palmitoietanolamida es un potente principio activo natural descubierto en 1957. Desde su descubrimiento, esta sustancia es regularmente objeto...
Mas info
10-07-2017
La disbiosis: ¿un factor de riesgo de...
Se habla de disbiosis cuando hay un desequilibrio de la microbiota intestinal. También conocida con el nombre de flora intestinal, esta microbiota participa en el...
Mas info

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar